Llamazares ve en la detención de Otegi una respuesta "histérica" del Gobierno, que está "dando bandazos y dramatizando"

Actualizado 08/06/2007 16:03:36 CET

Apunta que entre "tener un interlocutor y meterlo en la cárcel" hay "términos intermedios que se han pasado en muy poco tiempo"

MADRID, 8 Jun. (EUROPA PRESS) -

El coordinador general de Izquierda Unida (IU), Gaspar Llamazares, afirmó hoy que aunque "no es lo mismo un momento de tregua" que estar sin ella, no es bueno que el Estado aparezca "dando bandazos e histérico ante una situación a la que debe responder de forma firme y clara". "Pero no es bueno parecer exagerando, dramatizando en exceso", añadió.

En declaraciones a Telecinco recogidas por Europa Press, y preguntado por la detención del líder de Batasuna, Arnaldo Otegi, y la vuelta a prisión del etarra Iñadi de Juana Chaos, indicó que "aparentemente" se está produciendo un "cambio" en la política antiterrorista del Gobierno, con el argumento de que las "circunstancias mandan y hay margen de maniobra" en función de éstas.

Sin embargo, subrayó que "de tener un interlocutor a meterlo en la cárcel hay términos intermedios que parece que súbitamente se han pasado en muy poco tiempo". Eso sí, aseguró que él acata la sentencia judicial que estaba "ya prevista", si bien lamentó esta imagen de un Estado que "responde con cierta sensación de histeria en lugar de hacerlo de forma sosegada y firme".

Por otro lado, resaltó que el PP no pretende llegar a un acuerdo en materia antiterrorista, sino busca que el Gobierno "reconozca que el fin de la tregua es su derrota política" para así poder dirigir la política antiterrorista. "Quien debe dirigirla es el Gobierno, y por muchos retrocesos que éste haga, el PP seguirá en las mismas", agregó.

Así, el líder de IU apuntó que el PP quiere tener el "monopolio del Estado, de la política antiterrorista y del interés general", y vaticinó que como para los 'populares' la lucha contra ETA "es una política de partido, seguirán así hasta las próximas elecciones generales".

Finalmente, señaló que para conseguir un acuerdo entre todas las fuerzas políticas democráticas, el PP y todos los demás tienen que "hacer concesiones". Por eso argumentó que si el PP "ya antes dice que ANV tiene que estar ilegalizada, que hay que derogar el acuerdo del Congreso y cargarse al fiscal general del Estado", en realidad está haciendo "una apuesta por el no acuerdo".