Actualizado 24/03/2007 15:31 CET

Madrazo presenta la coalición con Aralar que "representa el derecho a decidir" y el rechazo a ETA desde la izquierda

Abril dice que hay que estar con las víctimas y reconoce que "seguramente" no siempre hayan mostrado "suficiente reconocimiento"

BILBAO, 24 Mar. (EUROPA PRESS) -

El coordinador general de Ezker Batua-Berdeak, Javier Madrazo, aseguró hoy que su coalición con Aralar "representa la defensa del derecho a decidir como patrimonio de la izquierda" del que son protagonistas "sólo las ciudadanas y ciudadanos de Euskadi" a los que "nada ni nadie, ni la Constitución española, ni el PSOE, ni el Partido Popular" se lo podrán negar. Además, dijo que la coalición también exige desde la izquierda el "cese definitivo de la violencia de ETA".

En el acto de presentación de la coalición, en el que también estuvo presente el vicecoordinador general de Aralar, Jon Abril, Madrazo explicó que este nuevo proyecto político abogará porque se respete el derecho de los vascos a "decidir sobre el modelo político, sobre la relaciones con Madrid, sobre las relaciones que queremos tener con Navarra y con otros pueblos".

Para el coordinador general de EB-Berdeak, este derecho incluye también la potestad de decidir sobre la política fiscal, el tren de alta velocidad, las grandes infraestructuras y el propio modelo social de país, ya que "la normalización política y la justicia social son dos caras de la misma moneda".

Madrazo comparó el acuerdo de Aralar y de su formación con las que realizan otros partidos. "Mientras otras coaliciones se rompen, tras años de colaboración; mientras otras formaciones se debaten entre rechazar o no públicamente la violencia, y cómo hacerlo y piden permiso a ETA para hacer política; y otras se sienten atrapadas por el miedo al Partido Popular, Ezker Batua-Berdeak y Aralar hemos dado un ejemplo de madurez política y compromiso social", señaló.

En este sentido, explicó que la coalición une a "la izquierda alternativa, transformadora, aquella que rechaza la monarquía, y dice no a las centrales nucleares, a las centrales térmicas, a las incineradoras, a la supersur, a la ampliación del puerto de Pasajes y al actual trazado del tren de alta velocidad".

Sin embargo, echó en falta a "quienes se definen de izquierdas pero no rechazan la violencia" y también a "quienes se definen de izquierdas pero niegan el reconocimiento del derecho a decidir". "A unos y otros les decimos que izquierda significa paz, significa derechos humanos; izquierda significa respeto a la voluntad popular", dijo.

AGENDA POLITICA

Asimismo, reivindicó que la agenda política se centre más en asuntos sociales, en lugar de centrarse en "la violencia y sus consecuencias, eje central de la política vasca durante más de 30 años".

"En Euskadi parece que nada interesa, que nada ocurre, a excepción de la participación o no de Batasuna en las elecciones municipales y forales, si habrá o no un comunicado de ETA, y cuándo, y el por qué de la cruzada del Tribunal Superior de Justicia del País Vasco contra quienes se reúnen con la izquierda abertzale", advirtió.

Frente a estas cuestiones y otras como "las proclamas pseudopatrióticas del PP", Madrazo apostó por llevar al primer plano situaciones como la muerte de 19 personas en accidentes laborales en lo que llevamos de año, la tasa de temporalidad del 29% cuando la economía crece y "los beneficios empresariales baten récords de escándalo".

Por último, defendió la necesidad de que las políticas de izquierda lleguen a las diputaciones, a las que exigió que dejen de "perdonar impuestos al capital" y de desarrollar una "política energética que pone en riesgo el medio ambiente y es insostenible".

ARALAR

Por su parte, el vicecoordinador de Aralar, Jon Abril, indicó que la izquierda debe ser "decisiva" para "evitar mayorías y ser clave en la configuración de los nuevos ayuntamientos y Juntas Generales".

Asimismo, desde una "apuesta clara por al paz", recordó que "la defensa de los derechos humanos debe ser absoluta". En este sentido, indicó que "la izquierda debe estar con todas las personas que sufren, no hay medias tintas, y seguramente no siempre hayamos mostrado el reconocimiento suficiente a todas las víctimas".

El acto, al que acudieron numerosos militantes de ambas formaciones, sirvió para presentar el lema que defenderá la coalición en la precampaña, con una imagen de dos zapatillas de pie izquierdo rojas, a las que acompaña la frase 'Aquí la izquierda. Hona ezkerra'.