Marlaska dice que derogar la ley mordaza "no es un guiño" a Podemos y pide consenso contra los carteristas reincidentes

Publicado 03/09/2019 11:03:08CET
El ministro del Interior en funciones, Fernando Grande-Marlaska (2d), durante su vista al dispositivo de seguridad de la Guardia Civil en Hondarribia.
El ministro del Interior en funciones, Fernando Grande-Marlaska (2d), durante su vista al dispositivo de seguridad de la Guardia Civil en Hondarribia.H.Bilbao - Europa Press

MADRID, 3 Sep. (EUROPA PRESS) -

El ministro del Interior en funciones, Fernando Grande-Marlaska, ha defendido que la inclusión entre las 370 medidas para un acuerdo entre el PSOE y Podemos de la derogación de la Ley de Seguridad Ciudadana, la conocida por sus detractores como 'ley mordaza', "no es un guiño" al partido morado para que respalde la investidura de Pedro Sánchez. También ha apostado por encontrar "un punto de encuentro" entre endurecer la ley contra los carteristas reincidentes, pero evitando "penas exacerbadas".

En una entrevista en Onda Cero, recogida por Europa Press, Marlaska se ha remitido al documento con 370 medidas que presenta Pedro Sánchez este martes para mostrarse confiado en que habrá "un Gobierno socialista" antes del 23 de septiembre. Entre las propuestas programáticas, el ministro ha destacado la "derogación y aprobación de una nueva Ley de Seguridad Ciudadana", sustituyendo a la que aprobó el PP cuando gobernaba con mayoría absoluta.

"No es un guiño en concreto a Podemos", ha dicho Marlaska al ser preguntado sobre esta cuestión, "es un guiño a todos los que pensamos en que el ejercicio de libertades en un Estado de Derecho, sin más limitaciones que las imprescindibles, es una pieza básica". Según el ministro en funciones, lo contrario supone una "muestra de debilidad".

PENSAR LA PROPUESTA DE RIVERA

El equilibrio entre seguridad y los derechos ciudadanos también ha sido esgrimido por el ministro al ser cuestionado por el incremento de la inseguridad en Barcelona y la propuesta del líder de Ciudadanos, Albert Rivera, de reforma del Código Penal para que los atracadores reincidentes acaben entrando en prisión.

"Es un criterio que evidentemente hay que pensar", ha asegurado Marlaska, que ha reconocido que existe una "preocupación" dentro del Gobierno y del Grupo Parlamentario Socialista. No obstante, ha pedido ser "muy técnicos" para diferenciar entre robos y hurtos. Según él, la respuesta penal es "adecuada" --y por eso no hay preocupación ciudadana-- ante los "robos con fuerza, violencia o intimidación, forzando barreras de acceso en casas o con violencia directa".

El titular del Interior ha expuesto que el debate se centra sobre la reincidencia en ciudades de Barcelona en los hurtos, principalmente de los conocidos como carteristas, al no considerarse delitos aquellas sustracciones de menos de 400 euros. En este sentido, ha citado una sentencia de 2017 en la que el Tribunal Supremo rechaza que los delitos leves se conviertan en un delito menos grave, lo que sí permitiría la respuesta penal privativa de libertad.

"Esto es lo que está en estudio", ha reconocido Marlaska, que ha añadido que "la respuesta de la pena tiene que tener un principio de proporcionalidad". "Por supuesto que se puede avanzar en una respuesta más avanzada; seguro que vamos a encontrar el punto de encuentro entre todos", ha enfatizado.

LA CARTERA CUANDO PASEA POR GRAN VÍA

Marlaska ha ironizado con que "las cosas que pasan en agosto se olvidan" al ser preguntado sobre unas declaraciones suyas en las que aludió a que cuando camina por Gran Vía se cambia la cartera al bolsillo delantero para prevenir su robo. Reconociendo "problemas de seguridad" en ciudades como Barcelona, el ministro ha defendido que España es "uno de los países más seguros no sólo de Europa sino del mundo".

En este sentido, ha defendido la coordinación entre las Fuerzas de Seguridad del Estado al tiempo que lamentaba que se "descontextualicen" palabras suyas como la de que cambia de bolsillo la cartera ya que, ha apostillado, lo que quería era hacerse eco de los consejos policiales para hacernos "corresponsables en la seguridad" y prevenir robos "ante circunstancias excepcionales" en aglomeraciones y grandes concentraciones.