Más de 200 personas se manifiestan en Lizartza para reclamar que se respete "la palabra y decisión" de sus vecinos

Actualizado 30/09/2007 0:07:22 CET

SAN SEBASTIÁN, 29 Sep. (EUROPA PRESS) -

Más de 200 personas se manifestaron hoy en Lizartza tras una pancarta con el lema, en euskara, 'Respetad la palabra y la decisión de los lizartzatarras", para protestar por que el Ayuntamiento esté gobernado por el PP. Al final del acto, una vecina tomó la palabra y acusó a la alcaldesa, Regina Otaola, de haber ido a ese pueblo a "españolizarlo", además que denunciar que ha "traído la bandera española y quitado las subvenciones a los presos".

La marcha comenzó pasadas las cinco y media de la tarde en la plaza de la localidad, tras una pancarta en la que se podía leer el lema de la convocatoria, y precedida por una gran ikurriña portada por cinco personas. Antes de que comenzara el acto, un vecino dijo en un micrófono colocado en la plaza 'Sí a la independencia, que se respete la decisión del pueblo y no puedo decir más".

La marcha transcurrió con normalidad por las calles de la localidad, vigilada por varias dotaciones de la Ertzaintza. Durante el trayecto, se corearon lemas en euskara como 'Independencia' o 'Ikurriña sí, española no'. Entre los manifestantes se encontraban el ex concejal de EH de San Sebastián Iñigo Balda y la dirigente de Batasuna Karmele Aierbe.

El acto concluyó en el punto de partida, en la plaza, sin que se produjeran incidentes, aunque, según informó el Departamento vasco de Interior, una persona fue identificada por "insultar" a los agentes.

En la plaza, una vecina tomó la palabra para señalar, también en lengua vasca, que al final habían podido celebrar "la manifestación a favor del pueblo", y para denunciar que no han visto "nada más que los errores de la falsa democracia de España". "Nos quieren imponer sus lemas, con la Ley de Partidos, igual que hace cuatro años, han dejado fuera de los ayuntamientos a la izquierda abertzale", añadió.

"BANDERA ESPAÑOLA"

En ese sentido, señaló que en la pasada legislatura fue el dirigente del PNV, Joseba Egibar, quien ocupó la Alcaldía, al no haber podido concurrir legalmente la izquierda abertzale, que hasta el momento había gobernado en este municipio, "y ahora Regina Otaola". No obstante, advirtió de que "la imposición no traerá nada más que la guerra".

En esta línea, criticó que Otaola haya denunciado a tres vecinos, y haya "traído la bandera española y quitado las subvenciones a los presos". "Todo es legítimo para ellos y a nosotros no nos queda más que el derecho a expresarnos y nos ponen barreras", concluyó.

La Audiencia Nacional autorizó la celebración de este acto, aunque requirió a la Ertzaintza para que informara al comunicante de la misma de la prohibición de "proferir o esgrimir lemas de carácter ilegal o en favor de organizaciones que hayan sido ilegalizadas".

Esta manifestación fue convocada después de que el tribunal prohibió la marcha convocada el pasado sábado en esta localidad, al considerar que tenía un fin ilícito, "menoscabar gravemente el ejercicio de autoridad" de la alcaldesa del PP, Regina Otaola.