Mas (CiU) se muestra dispuesto a continuar "asumiendo riesgos" para "centrar" la política española

Actualizado 08/06/2007 20:37:03 CET

BARCELONA, 8 Jun. (EUROPA PRESS) -

El presidente de CiU, Artur Mas, se mostró hoy dispuesto a continuar "asumiendo riesgos" con la "máxima energía" para "centrar" la política española, al considerar que CiU es "la única fuerza política" que puede asumir esta responsabilidad. "La trayectoria nos avala", señaló Mas, en referencia al apoyo parlamentario que CiU ha dado a gobiernos tanto del PSOE como del PP.

En el XVIII Encuentro Empresarial de los Pirineos de Rialp (Lleida), Mas señaló, no obstante, que gobernar Catalunya siempre será su "primera razón de ser", por lo que la función de CiU en la política estatal estará encaminada a "defender proyectos clave del futuro para Catalunya".

Frente a los mismos empresarios también pronunció hoy una conferencia el presidente de la Generalitat, José Montilla, quien resaltó que el Govern está potenciando la "estabilidad" social de Catalunya. Mas le replicó que "la estabilidad será buena si va acompañada de liderazgo, de toma de decisiones y de un proyecto claro de hacia dónde se quiere llevar el país".

Mas aseguró que la estabilidad es "una condición necesaria pero no suficiente" para la buena marcha del país y se negó a "conformarse" con la estabilidad, porque ésta, dijo, "sólo es buena cuando sirve para hacer cosas y no para no hacer prácticamente nada como pasa ahora".

En el turno de preguntas de los empresarios, Mas lamentó que recientemente el grupo vasco Eroski haya comprado a Capabro, porque esta marca, dijo, era una empresa "tradicional familiar catalana". En este sentido, consideró que tanto en Catalunya como en España "por razones históricas se han cometido errores al no entender la distribución como un sector estratégico de futuro".

Asimismo, alabó el "innegable crecimiento" de La Caixa y el Banc Sabadell durante los últimos años, después de que recientemente se anunciara que Isidre Fainé, hasta ahora consejero delegado de Banc Sabadell, asumiría la presidencia de La Caixa, en substitución de Ricard Fornesa.