Actualizado 16/10/2006 16:32 CET

1-N.- Mas firma ante notario 40 compromisos que costarían 1.200 millones e incluye su promesa de no pactar con el PP

BARCELONA, 16 Oct. (EUROPA PRESS) -

El candidato de CiU a la Presidencia de la Generalitat, Artur Mas, puso en marcha hoy su campaña electoral con la firma ante notario de 40 compromisos concretos que asume ante los ciudadanos, en un documento que será remitido junto a la papeleta de CiU a los 5.300.000 electores catalanes.

Además de varias promesas programáticas concretas, que Mas cifró hoy en 1.200 millones de euros, el documento incluye compromisos "de actitud" entre los que se encuentra el de "no firmar ni establecer ningún pacto permanente o estable con el PP para gobernar Cataluña durante la próxima legislatura".

Mas señaló que la intención de este punto "no es estigmatizar al PP", sino dejar claro que CiU no puede colaborar con "una formación que ha jugado con Cataluña por intereses partidistas". El candidato de CiU remarcó la necesidad de "hablar claro" en este sentido "para que los ciudadanos sepan qué se va a hacer con su voto".

La carta incorpora también el compromiso de Mas de "renunciar a ser presidente si CiU no gana las elecciones", que, igual que el de no pactar con el PP, se enmarcan en el compromiso general de "juego limpio" que certifica también el documento. "Juego limpio que quiere decir, señor Maragall, que no habrá intrigas en los despachos para quitarle el gobierno al que ha ganado las elecciones", subrayó, dirigiéndose directamente al presidente de la Generalitat.

"MANOS LIBRES" Y "SIN SUBORDINACIONES".

Además de comprometerse a un ejercer "buen gobierno" a través de "recuperar la confianza de los ciudadanos", el "prestigio de la Generalitat" --"perdido a causa del tripartito", añadió Mas--, asumiendo la presidencia "con liderazgo y autoridad" para formar "un Gobierno fuerte y cohesionado", Mas se compromete también a presidir la Generalitat "sin ningún tipo de subordinación a ninguna fuerza política de ámbito estatal, dando siempre prioridad a los catalanes y a Cataluña".

El "contrato" de CiU ofrece además a los catalanes la opción de "adherirse" a estos compromisos firmando el documento y reenviándolo a la sede de CiU. El candidato convergente admitió que si el resultado del 1-N "no permite un Gobierno de CiU solo", la federación "defenderá" estos puntos pero no podrá garantizarlos, dado que entraría "en una negociación" con eventuales socios de gobierno donde "no se puede imponer nunca el 100% del programa".

Entre las promesas electorales, el "contrato" firmado por Mas incluye las propuestas "estelares" avanzadas durante la precampaña, como "la Cataluña trilingüe", los cheques familiares, la eliminación del impuesto de sucesiones, el pago del 50% del alquiler a parejas jóvenes durante tres años y del 20% del precio de compra.

Además, incluye la "aplicación y despliegue del nuevo Estatut con la máxima ambición, firmeza y celeridad" o un "plan de choque en infraestructuras" para acordar el destino del incremento de inversión estatal "en los próximos 7 años".

INVITA A MONTILLA A "ADHERIRSE" AL DOCUMENTO.

Mas subrayó estas "propuestas en firme en forma de contrato" para dirigirse al candidato del PSC, José Montilla, que ayer criticó a CiU por su "falta de propuestas". "Como votante que es, Montilla también recibirá este contrato. No espero que nos vote pero sí que se adhiera al contrato y también lo cumpliremos en beneficio suyo", afirmó.

El candidato de CiU reprochó al resto de fuerzas que "critiquen tanto las propuestas" de CiU como "el balance de la legislatura del tripartito" que hacen a través de su documental 'Confidential Cat', destacó, "sin entrar en menosprecios, insultos y menos aún en agresiones". Aun así, consideró que "si todos nos critican, es señal de que vamos bien".

El cumplimiento de todos los compromisos concretos que incluye supondrían, "en el momento de máxima aplicación" de las medidas, 1.200 millones de euros, una cifra que Mas vio asumible al representar "un porcentaje pequeño del presupuesto" de la Generalitat. Este cálculo contabiliza también la pérdida de 600 millones de euros que supondría para la Generalitat la supresión del impuesto de sucesiones que promete CiU.

El líder de CiU justificó el "acto simbólico" de la firma ante notario, que ya efectuó el pasado 13 de septiembre y que repitió hoy ante los medios de comunicación, como un intento de "devolver la credibilidad a la política catalana", de forma que "la gente podrá pasar cuentas dentro de cuatro años" a un eventual gobierno de CiU y comprobar si ha cumplido o no todos los puntos que incluye este "contrato".

Si no fuera así, "los catalanes lo tendrían muy fácil para echarme", señaló Mas, explicando así "el riesgo que asume" CiU con la firma ante notario de sus promesas electorales, cuyo incumplimiento no comportaría consecuencias legales pero sí el descrédito personal del candidato.

7.000 MOSSOS MÁS EN CUATRO AÑOS.

La lucha contra "el crimen organizado" y la "expulsión de los extranjeros delincuentes" son algunas de sus promesas en materia de "seguridad", junto al aumento en de los efectivos de Mossos d'Esquadra en 7.000 agentes en cuatro años. El "tratamiento inmediato sin esperas indebidas" para las "enfermedades graves con riesgo vital" es una de las promesas rubricadas en materia sanitaria, además de otras por "pensiones más dignas", "mejor educación" o mayor apoyo a la "gente mayor" y las "personas con dependencias".

En un ámbito menos práctico, Mas promete considerar a Cataluña como "un solo pueblo, un solo país" y "una nación", y "ser presidente de todos los catalanes sin excepción, vivan donde vivan", algo que aseguró que intentará transmitir esta tarde en su primer mitin de campaña en Cornellà (Barcelona), tradicional feudo socialista.