Los miembros de la gestora de Ciudadanos podrán aspirar a estar en la futura Ejecutiva y no deberán dimitir antes

Publicado 28/11/2019 19:16:57CET
El presidente del Consejo General de Ciudadanos, Manuel García Bofill, junto a los demás miembros de la Mesa de este órgano.
El presidente del Consejo General de Ciudadanos, Manuel García Bofill, junto a los demás miembros de la Mesa de este órgano. - CIUDADANOS - Archivo

Una de las principales decisiones de la gestora en estos meses podría ser definir la posición de Cs ante la investidura de Sánchez

MADRID, 28 Nov. (EUROPA PRESS) -

Las personas que formen parte de la gestora de Ciudadanos, que se constituirá el próximo sábado, podrán continuar ejerciendo sus funciones en este órgano hasta el momento en que se forme la nueva Ejecutiva del partido y no estarán obligadas a dimitir antes.

"La participación de cualquier miembro de la gestora en alguna lista que concurra a la elección del Comité Ejecutivo no será impedimento para que pueda continuar ejerciendo sus funciones y cumpliendo sus obligaciones como vocal de la gestora", dice el Reglamento propuesto por el presidente del Consejo General, Manuel García Bofill.

El borrador del Reglamento de la gestora, que se encargará de la gestión y dirección del partido tras la dimisión de Albert Rivera como presidente, será debatido y aprobado por el Consejo General en su reunión del sábado. Además, se pondrá fecha a las primarias y al congreso extraordinario del partido, que, previsiblemente, se celebrará en marzo.

Si se aprueba la normativa planteada por García Bofill, a la que ha tenido acceso Europa Press, significará que Inés Arrimadas --considerada la futura sucesora de Rivera-- y todas aquellas personas a las que desee incluir en su candidatura podrán formar parte de la gestora hasta que los afiliados elijan en primarias a la nueva dirección del partido.

COMPOSICIÓN DE LA GESTORA

La gestora estará presidida por García Bofill, que además será el encargado de presentar una lista de posibles miembros --entre diez y quince, incluido él mismo-- al Consejo General. Si esa lista no obtiene el visto bueno de la mayoría absoluta de los consejeros, deberá presentar una nueva lista hasta que se logre su aprobación.

Es probable que uno de los integrantes de la gestora sea el todavía secretario general de la formación naranja, José Manuel Villegas, que se ha puesto "a disposición del partido para ayudar en la transición hasta el congreso" extraordinario y "entregar el testigo" a la nueva dirección.

Sin embargo, Villegas ya ha adelantado que él no estará en el futuro Comité Ejecutivo, al igual que el secretario de Comunicación, Fernando de Páramo, después de que ambos dimitieran la semana pasada.

El tercer dirigente de Cs que ha abandonado su puesto tras la dimisión de Rivera, el secretario de Organización, Fran Hervías, sí querría formar parte de la nueva dirección del partido. Pero de momento Arrimadas no ha revelado si pretende contar con él o no y tampoco está claro si formaría parte de la gestora.

Una de las decisiones más importantes que podría tener que adoptar la gestora en los próximos meses es la posición de Ciudadanos ante una posible votación de investidura de Pedro Sánchez como presidente del Gobierno.

Esto podría suscitar un debate interno, aunque la postura defendida actualmente por el partido es clara: Cs no favorecerá la investidura del líder socialista si este sigue apostando por un acuerdo con Podemos y con fuerzas nacionalistas. La opción que defiende la formación naranja es hacer presidente a Sánchez mediante un pacto entre el PSOE, el PP y Cs.

PROCESO DE TOMA DE DECISIONES EN LA GESTORA

El borrador del Reglamento establece que las reuniones de la gestora --que se celebrarán con carácter ordinario cada semana-- las convocará el presidente y que él mismo especificará el orden del día. Aunque se podrá solicitar la inclusión de nuevos asuntos, será el presidente quien deba aceptarlos o rechazarlos.

Además, el texto dice que, aunque en cada reunión habrá espacio para ruegos y preguntas, "en ningún caso se someterá a votación ninguna propuesta suscitada" en este apartado.

También será García Bofill quien decidirá si somete o no a votación un asunto al finalizar una deliberación. Los acuerdos de la gestora se adoptarían por mayoría simple y, en caso de empate, el presidente contaría con voto de calidad.

Contador