Morenés anuncia que España se irá de la provincia de Badghis a finales de septiembre

Actualizado 11/08/2013 14:13:58 CET

Insiste en que "las misiones no pueden ser eternas" y dice que también se acabará cumpliendo el mandato en Líbano

MADRID, 11 Ago. (EUROPA PRESS) -

España se irá definitivamente y por completo de la provincia afgana de Badghis "a finales de septiembre", cuando se entregue a las autoridades locales la base de Qala-i-Naw en la que se ha concentrado hasta ahora el grueso de las tropas españolas desplegadas en el país asiático.

Así lo ha anunciado el ministro de Defensa, Pedro Morenés, en una entrevista con Europa Press, en la que ha explicado que "si todo va bien", como espera que suceda, en los últimos días del próximo mes España traspasará la base 'Ruy González de Clavijo" a las fuerzas de seguridad afganas.

De esta manera, concluirá el grueso del repliegue español, que, pese a los planes iniciales marcados por el anterior Gobierno, se ha acelerado sustancialmente en 2013. Así, mientras en un principio se previó que en 2014 continuaran en Afganistán el 50% de los 1.550 militares con los que llegó a contar el contingente, ahora Defensa prevé que el próximo año sólo permanezcan en esta misión entre 200 y 300 militares, todos en Herat.

Según ha explicado Morenés, en Afganistán "las cosas están yendo bien", pero todavía no se puede bajar la guardia. "Esto es una operación a la que le queda un año largo todavía y cualquier error puede tener unas consecuencias no queridas. Por tanto, no hay que descuidar en ningún momento el principio de la seguridad, que es lo primero", ha recalcado.

El ministro de Defensa ha insistido en reiteradas ocasiones en que el repliegue es la fase más peligrosa de una misión. Por ello, en marzo de este año se enviaron por primera vez tres helicópteros de ataque Tigre, que, según ha indicado Morenés, "han disuadido extraordinariamente cualquier tipo de ataque en un momento singularísimo de tránsito, que es cuando se produce peligro".

Según ha señalado, los 'Tigre' han "evitado" los riesgos surgidos en la operación de salida desde Badghis a Herat, una ruta de 150 kilómetros que los convoys tardan entre doce y dieciséis horas en recorrer y que atraviesa el conflictivo puerto de 'Sabzak', situado a más de 2.000 metros de altitud.

"Las cosas en Afganistán van muy bien, tanto desde el punto de vista del repliegue como de los movimientos logísticos", ha recalcado Morenés, que ha apuntado que se ha logrado disuadir "cualquier intento de ataque" sin que se produjera.

"EN LÍBANO NUESTRA MISIÓN NO ES ESTABLECER LA PAZ EN EL PAÍS"

Y, como está ocurriendo en Afganistán, en Líbano los militares españoles también "acabarán cumpliendo su misión", algo que ocurrirá "cuando las Fuerzas Armadas libanesas sean capaces de hacerse cargo de su seguridad".

Porque éste es, ha insistido, su papel: ser fuerza de interposición entre Israel y Hezbolá "mientras las fuerzas armadas libanesas no sean capaces de hacerse cargo de su seguridad". "No estamos allí para establecer la paz en Líbano ni para intervenir en Siria", ha explicado.

Morenés ha hecho hincapié en que "las misiones no pueden ser eternas". "Entre otras cosas --ha explicado--, porque es muy cómodo para los países que reciben fuerzas de interposición tener una fuerza presente que les solucione un problema que ellos siendo soberanos deberían saber resolver".

Por ahora, ha explicado, la operación avanza "ordenadamente". Y en sus tareas tampoco ha influido, según ha dicho, la inclusión de Hezbolá en la lista de organizaciones terroristas de la Unión Europea. Según ha explicado, no se ha detectado ningún "cambio de actitud" ni "acción agresiva" contra los militares de la Fuerza Interina de Naciones Unidas(FINUL), aunque sí ha habido "alguna interrupción" en sus patrullas, que no ha enmarcado en una mayor beligerancia hacia los 'cascos azules', "sobre todo" en lo que respecta a los españoles.

Pese a todo esto, Morenés también ha reconocido que la situación en Siria "está afectando a Líbano" y su conflicto puede influir en el correcto desarrollo de la misión de la ONU.

Sobre Siria, el ministro de Defensa considera que "Occidente no ha tirado la toalla", pero existe "un problema de origen": el "propio mecanismo" del Consejo de Seguridad de la ONU, donde la oposición de dos países a una intervención internacional en Siria hace que "todo el mundo que se siente espantado de lo que está pasando no pueda intervenir de alguna manera para evitar lo que está ocurriendo".

Y "o la ONU se pone de acuerdo para intervenir allí o de ninguna manera la OTAN o la propia Unión Europea tendrá una intervención directa", ha recalcado.

LA MISIÓN EN MALÍ, "MEJOR DE LO ESPERADO"

El ministro también se ha referido a la misión de entrenamiento que llevan a cabo los militares españoles en Malí, junto a otros países de la Unión Europea. Según ha explicado, la formación de los soldados malienses está resultado "bastante mejor de lo esperado".

"Cuando tuvimos la reunión para desarrollar la fuerza de la EUTM Malí mi gran preocupación era cómo se podía formar a soldados y sobre todo a oficiales en un tiempo tan récord como podían ser seis meses, cuando los nuestros tardan cinco años en formarse", ha explicado Morenés, que ha asegurado que está resultado un "éxito" en el adiestramiento de las unidades de combatientes.

A partir de aquí, ha reconocido que, en Malí, hay que pensar también "en el medio largo plazo", porque "hay que formar a la gente, pero también permanecer durante un tiempo con ellos". No obstante, ha precisado que España permanecerá en la misión europea "mientras sea necesaria desde el punto de vista del adiestramiento".

"Cualquier otro tipo de cambio de posicionamiento tanto desde el punto de vista de España en la 'Operación Serval', que se irá terminando, como en la EUTM Malí u otra que se pueda pretender, tendremos que estudiarlo con muchísimo cuidado", ha explicado, no sin insistir en que a españa le interesa "especialmente" la situación en este país africano.