Actualizado 05/10/2022 16:15

El sector progresista del CGPJ abre la negociación a más conservadores que los portavoces tras otra reunión fallida

Consejo General del Poder Judicial (CGPJ)
Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) - Alberto Ortega - Europa Press

La expectativa del bloque progresista es que puedan realizarse los nombramientos antes del 12 de octubre

MADRID, 5 (EUROPA PRESS)

Los negociadores de los sectores conservador y progresista del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) han concluido este miércoles sin acuerdo su tercera reunión para designar a los dos candidatos al Tribunal Constitucional (TC) que les compete nombrar, tras lo cual los progresistas han abierto las conversaciones a otros conservadores para intentar sellar un pacto en los próximos días, en medio de la creciente tensión por la amenaza de dimisión del presidente, Carlos Lesmes.

Los interlocutores progresistas --Álvaro Cuesta, Rafael Mozo y Roser Bach-- han emitido un comunicado en el que anuncian que, ante el actual estancamiento y "la falta de horizonte temporal y concreto", han decidido iniciar "la exploración de otras vías alternativas de acuerdo inmediato a lo largo de hoy, mañana y pasado, con la voluntad de cumplir en el plazo más breve posible" con el "mandato" constitucional de realizar dichos nombramientos.

Las fuentes consultadas por Europa Press indican que la expectativa del bloque progresista es poder sumar el consenso necesario para proponer los dos aspirantes a la corte de garantías de modo que la próxima semana pueda celebrarse ya un Pleno extraordinario donde formalizar el eventual acuerdo, precisando que sería antes del 12 de octubre.

Para realizar este nombramiento concreto, se requieren 12 de los 19 votos en juego --los de los 18 vocales más Lesmes--, por lo que los ocho progresistas necesitan recabar el apoyo de cuatro conservadores. Las citadas fuentes apuntan que algunos vocales 'moderados' estarían dispuestos a favorecer a designar la dupla para el Constitucional si los candidatos les convencen.

Además, en su texto exponen que han comunicado a Lesmes este giro en el 'modus operandi' de las negociaciones, mientras sigue corriendo el reloj, acercándose al 7 de octubre, cuando se cumple un mes desde que el presidente del CGPJ y del Tribunal Supremo (TS) dijera que dimitiría en "semanas", no "meses", si no hay avances claros para que PSOE y PP acuerden la renovación del Consejo, a punto de cumplir cuatro años caducado.

Las fuentes aseguran que Lesmes está decidido a materializar su amenaza, si bien al mismo tiempo subrayan que está igualmente decidido a hacer un último esfuerzo para dejar cerrados los nombramientos para el Constitucional antes de consumar su partida, tal y como prometió durante la apertura del año judicial, ese 7 de septiembre.

Algunos vocales le han solicitado expresamente que aguante en el cargo, especialmente ante el escenario de "caos" que se dibuja si --como apuntan las referidas fuentes-- el CGPJ se niega a aceptar al magistrado Francisco Marín Castán como su nuevo presidente, dando lugar a una "crisis constitucional" sin precedentes que podría acabar judicializada en el propio Supremo.

"INDICIOS" SOBRE LA RENOVACIÓN DEL CGPJ

Cuesta, Mozo y Bach han reaccionado así al mensaje transmitido por sus colegas conservadores, que en su comunicado han insistido en que, a pesar de que los progresistas ya pusieron sobre la mesa una lista de nueve candidatos, la "intensa búsqueda" de aspirantes entre magistrados del TS que han hecho ellos por su cuenta "ha resultado infructuosa" hasta en tres ocasiones.

En respuesta a ello, los interlocutores progresistas han manifestado que están en condiciones de reducir esa lista inicial de nueve nombres a un solo candidato de excelencia y perfil jurisdiccional y jurídico intachable e inobjetable".

Los portavoces conservadores, José Antonio Ballestero y Carmen Llombart, también han aducido ante sus colegas progresistas que la visita del Comisario de Justicia de la UE, Didier Reynders, "es tan reciente que hay que dar tiempo para que rinda, sin duda, los efectos que todos esperamos".

"Intuyen que dicha renovación del Consejo se está gestando actualmente por los interlocutores políticos competentes", han añadido los tres progresistas. Sin embargo, las fuentes apostillan que los "indicios" favorables a reemplazar al actual CGPJ que ven los conservadores no se perciben desde el otro lado, donde creen que la parálisis continúa.

Reynders, que estuvo en España entre el 28 y el 30 de septiembre para protagonizar una ronda de contactos con los actores de la crisis del Poder Judicial para contribuir a superarla, se fue asegurando que había arrancado a Gobierno y PP el "compromiso claro" de renovar ya el CGPJ y reformar "inmediatamente después" el sistema de elección de sus miembros. Posteriormente, tanto socialistas como 'populares' rebajaron ese compromiso.

LLAMAMIENTO DE LOS CONSERVADORES AL TC

Por último, los conservadores han introducido un nuevo elemento de debate al revelar que, entre los temas abordados este miércoles, se ha vuelto a alertar de "la agravación de la precaria situación del Tribunal Supremo, de no mediar antes sentencia del Tribunal Constitucional", que tiene pendiente resolver un recurso de Vox y PP contra la reforma impulsada por el Gobierno que prohíbe realizar nombramientos discrecionales en la cúpula judicial a un CGPJ en funciones como el actual.

No obstante, fuentes de la corte de garantías descartan por ahora cualquier intervención del Constitucional en este sentido, por cuanto consideran que la solución debe llegar desde donde corresponde sin abocar al TC a resolver dichos recursos 'en caliente'.

Esa "precaria situación" del Supremo tiene que ver con la imposibilidad del CGPJ de cubrir las vacantes surgidas, hasta el punto de que a finales de año representarán el 20% de su plantilla, lo que empuja al colapso a salas como la de lo Contencioso-Administrativo --que sería la llamada a resolver la disputa en torno Marín Castán-- y la de lo Social.