Actualizado 17/05/2007 01:53 CET

"No sé por qué se nos acusa a los 'Latin King' de Madrid y no a los de Barcelona", dice el presunto fundador de la banda

MADRID, 16 May. (EUROPA PRESS) -

El supuesto fundador de los 'Latin King' en España, Eric Javier Jara Velastegui, conocido como 'el Padrino' o 'King Wolverine', manifestó hoy, durante la última sesión del juicio celebrado en la Audiencia Provincial de Madrid contra la presunta cúpula de la banda, que no entiende por qué están siendo juzgados algunos miembros de Madrid y no los de Barcelona.

"Se nos acusa de ser los fundadores en España, cuando en el Manifiesto (documento fundacional de la organización) se habla de Madrid y Barcelona. No sé por qué se nos acusa sólo a nosotros", manifestó 'el Padrino' en su turno de última palabra, para quien el fiscal pide siete años de prisión.

Además, afirmó que el primer principio de los 'Latin Kings' es, "ante todo, buscar la igualdad de las personas" y, en segundo lugar, "promocionar la cultura latina". Asimismo, acusó a los medios de comunicación de buscar "enriquecerse" con el caso. "La prensa publica la mitad de las cosas o sólo lo que le interesa, pero la realidad es bien distinta", señaló 'el Padrino', quien pidió al tribunal de la Audiencia madrileña que juzgue "por lo que ha visto" durante el juicio y no por "el boom mediático".

Por su parte, la española María T.O., considerada la jefa de la sección femenina de la organización, alias 'la Madrina' o 'Queen Maverick', defendió que no se puede juzgar a los 14 encausados "por lo que han hecho dos o tres personas". "Nos sentimos avergonzados (por los delitos que han cometido algunos de los miembros de la organización). Nos reunimos para ayudarnos y no para robar, agredir o matar a nadie", añadió la joven, para quien la Fiscalía reclama nueve años de cárcel.

"Soy 'Latin King pero también soy ser humano. No todos somos violentos. Yo quiero vivir en una comunidad en la que todos seamos iguales, y aquí (en España) sigue habiendo mucho racismo contra los sudamericanos", declaró el acusado Argelis Wilfrido A.N.

El procesado 'King Sonny' aseguró que los agentes de la Guardia Civil que le tomaron declaración le dijeron "que tenía que acusar a ciertas personas para librarme de esta causa. Y aquí estoy sentado", agregó. "Esta organización es una verdadera familia y cuando he necesitado algo me lo han dado", afirmó Pablo Efraín V.E., 'King Pinky'.

Por el contrario, la representante del Ministerio Fiscal mantuvo la petición de 99 años y 3 meses de cárcel para los procesados al considerar que son "una asociación ilícita con fines delictivos", a quienes imputa varios delitos de coacciones, amenazas y lesiones.

En su escrito de conclusiones definitivas, la fiscal apuntó que "se dan todos los requisitos para pedir una sentencia condenatoria" ya que ha quedado acreditado que los 'Latin King' se dedican a cometer "agresiones y palizas" tanto a los miembros de la propia organización como a personas de bandas rivales, "como los 'Ñetas'".