Actualizado 21/08/2007 20:07 CET

El número dos del Grupo Popular aconseja a Gallardón no ser "reiterativo" porque puede interpretarse como "coacción"

MADRID, 21 Ago. (EUROPA PRESS) -

El diputado del PP Jorge Fernández Díaz aconsejó hoy al alcalde de Madrid, Alberto Ruiz Gallardón, no ser "reiterativo" con su proposición para ir con Mariano Rajoy a las elecciones generales porque, alertó, puede interpretarse como "coacción" o incluso "falta de respeto".

Fernández Díaz enfatizó en declaraciones a Europa Press que el líder del Partido Popular, Mariano Rajoy, "ya sabe" que Gallardón quiere ir a las generales, por lo que le pidió que no "insista más" puesto que la contestación vuelve a ser la misma. Rajoy esperará a que se convoquen las elecciones para elaborar la lista.

"A estas alturas de la legislatura sólo sabemos tres cosas: que Gallardón es un gran alcalde, que es un gran activo y político del PP y que quiere ir a las listas generales. Como ya lo ha dicho muchas veces y Rajoy ya le ha dicho que lo sabe y que no quiere plantearlo, lo menos que podemos hacer es respetar lo que ha dicho Rajoy y no ser reiterativos porque puede ser interpretado como coacción o falta de respeto", manifestó.

PARA REPRESENTACIÓN TERRITORIAL, EL SENADO

En cuanto al argumento de Gallardón de "dar luz" a Madrid en el Parlamento para optar a un escaño en el Congreso, Fernández Díaz zanjó: "Como representación territorial ya tenemos el Senado". Recordó además los diputados 'populares' elegidos por la circunscripción de Madrid con presencia en la Cámara Baja.

A su entender, puede llegar a ser incluso una "ofensa" para el resto de diputados elegidos por circunscripción afirmar que sin la presencia del alcalde correspondiente, la ciudad no tiene voz. "Es un sin sentido, en ese supuesto ¿todos los alcaldes tendrían que ocupar un escaño en el Congreso?", ironizó.

Por último, defendió la oposición "moderada en las formas pero sólida en las convicciones" del Grupo Popular a lo largo de la legislatura y pidió que "no se disperse la atención de la ciudadanía sobre debates extemporáneos". "Algunos confunden la moderación con el relativismo", concluyó.