Otaola asegura que Lizartza "se ha convertido en símbolo de lo que una inmensa mayoría de los españoles desea"

Actualizado 16/10/2007 21:19:47 CET

La alcaldesa del PP denuncia que el proceso de paz ha consistido en "tratar con los criminales en mesas extraparlamentarias"

SAN SEBASTIAN, 16 Oct. (EUROPA PRESS) -

La alcaldesa de Lizartza, Regina Otaola (PP), consideró hoy que que esta localidad guipuzcoana "se ha convertido en símbolo de lo que una inmensa mayoría de los españoles desea", que consiste en que "se cumpla la Ley por igual en todos los puntos y regiones del territorio nacional, que se ampare a las personas frente al abuso de los violentos y se proteja su libertad, y que se haga respetar los símbolos nacionales por lo que simbolizan".

Otaola intervino hoy en Burgos en un acto de homenaje que le ha tributado el Foro Burgalés de Apoyo a las Víctimas del Terrorismo, al que fue invitada al homenaje por el funcionario de prisiones José Antonio Ortega Lara, que fue secuestrado por ETA en 1996.

En su conferencia, la dirigente popular quiso destacar el "coraje" de Ortega Lara cuando, "ante la denigración que padecían las víctimas del terrorismo, decidió dar a conocer de viva voz su testimonio personal como víctima de ETA en un programa de televisión", ya que "el valor del testimonio de una víctima radica en que supone por sí mismo un desafío a la Ley del Silencio que pretenden imponer los terroristas y aquellos que los amparan y legitiman".

Por otro lado, Otaola quiso recordar "las graves circunstancias" en las que se celebraron los últimos comicios municipales en el País Vasco, "con una ANV-Batasuna metiendo presión desde las calles durante todo el proceso electoral, con sus habituales tácticas de amenazas de muerte, presiones a los candidatos y terrorismo callejero".

A su juicio, "la mejor noticia" de aquellas elecciones fue el hecho de que varios vecinos de Lizartza "llamaran a la sede del PP para reclamar apoderados en su municipio, que certificaran los votos recibidos por cada lista". Asimismo, criticó que el PNV "decidiera abandonar a su suerte a los vecinos, pero no sin antes pedirles que votaran en blanco para imposibilitar que el PP pudiera acceder al Ayuntamiento."

Para Otaola, "quienes buscan retorcer los argumentos jurídicos y los propiamente políticos para intentar de alguna manera demostrar que el Gobierno municipal de Lizartza no es legítimo, no es democrático, omiten deliberadamente que no ha habido libertad en este municipio en las tres últimas décadas".

"DESFACHATEZ"

En su opinión, la "desfachatez" de los que acusan al PP de crispar "es directamente proporcional al grado de desafío constante a la Ley que legitiman, amparan y hasta fomentan quienes otorgan un trato de favor a los saboteadores de las instituciones democráticas, desde fuera o desde dentro de las mismas, de nuevo gracias a la inestimable ayuda del Gobierno".

En este sentido, Otaola se mostró crítica con la actitud del Gobierno socialista respecto a ANV ya que, en su opinión, "con su ambigüedad calculada y su inhibición sobre el terreno ha permitido que ANV controle decenas de ayuntamientos, con un presupuesto que supera los 1.000 millones de euros".

La dirigente popular insistió en que "ETA es el principal problema que tienen los vascos, y es un problema real, una amenaza más cierta ahora que hace cuatro años, gracias al presidente del Gobierno", puesto que "ni siquiera el Ministerio de Justicia está aplicando la Ley en el caso de los miembros de las candidaturas ilegalizadas, que participan en muchos municipios gracias a la connivencia de todos los partidos políticos, salvo el PP".

Otaola denunció que el Gobierno socialista "en vez de hacer cumplir la Ley, ha preferido tratar con los criminales en mesas extraparlamentarias, anulando la voluntad democrática de los votantes y por supuesto socavando la Soberanía Nacional Española". "A ello le ha dado el nombre de 'proceso de paz', para poder esgrimir ante cualquier crítica sus 'ansias infinitas de paz', haciendo parecer a la oposición como belicista y enemiga del diálogo", añadió.

Por el contrario, reiteró que el PP en Lizartza pretende "defender desde este rincón de España la igualdad de todos ante la Ley y la participación en democracia sin miedo a las pistolas, a la coacción sistemática que perpetran mediante la violencia en todas sus manifestaciones los esbirros de ETA".

Por ello, consideró que los españoles necesitan "un Gobierno que no negocie con los terroristas, sino que les aplique la ley con todo rigor" y "al que no le tiemble el pulso a la hora de decir 'no' a los planes soberanistas y excluyentes de Ibarretxe".