Pagazaurtundua ve en la carta del presidente del parlamento flamenco el resultado de la "manipulación" independentista

Publicado 26/09/2018 17:33:06CET

Insta a España señalar ante la UE su "retórica engañosa"

BRUSELAS, 26 Sep. (EUROPA PRESS) -

La eurodiputada de UPyD Maite Pagazaurtundua ha considerado este miércoles que opiniones como la expresada en una carta por el presidente del Parlamento flamenco, Jan Peumans, en la que éste pone en duda el respeto de la democracia en España, es la consecuencia de la "retórica absolutamente engañosa" y manipulación del movimiento independentista catalán.

"Es el momento de que España muestre que ya se ha acabado, que son manipulaciones y que hay que acabar con estas mentiras", ha declarado la eurodiputada, quien ha lamentado el daño para la "reputación" de España en el resto de Europa por la "ingeniería de 'fake news'" de los independentistas.

Pagazaurtundua ha advertido, además, de que entre los principales apoyos con que cuenta el desafío soberanista en Europa se apoya en "algunos de los nacional-populistas más severos" que "atacan" a la democracia y a los valores comunitarios, entre los que sitúa al partido nacionalista flamenco (NV-A) al que pertenece Peumans.

Por ello, la eurodiputada de la formación magenta ha instado al Gobierno a actuar y señalar ante sus socios europeos esa retórica, para contrarrestar el peso del mensaje independentista.

"Lo primero que deberíamos indicar es que si Cataluña no fuese una entidad subestatal y fuera un país, se le habría aplicado hace mucho tiempo el Artículo 7 de los Tratados, porque la amenaza sistémica contra los derechos fundamentales es mucho más intensa que lo que nos escandaliza respecto a Polonia o Hungría", ha subrayado.

"Atacar la reputación de nuestro país es un juego práctico y busca hacer ver que los agresores de esos valores, que no pasarían el examen democrático en Cataluña, son las víctimas", ha añadido.

El Artículo 7 al que se refiere la eurodiputada es un mecanismo previsto por la Unión Europea para actuar como último recurso contra Estados miembros si se detecta que están poniendo en riesgo el Estado de derecho en su territorio y que, en última instancia, puede llevar a suspender el derecho a voto de los países en la toma de decisiones de la UE.

Este 'botón nuclear' no se había utilizado nunca hasta que en diciembre del pasado año la Comisión Europea decidió dar el primer paso para actuar contra Polonia. Este mismo septiembre, el Parlamento Europeo ha pedido que se dé el mismo paso contra Hungría, aunque la decisión final dependerá de los 28.