Actualizado 05/12/2008 15:29 CET

El PCE da por roto el pacto constitucional y se desvincula de la Constitución de 1978

Llama a una ofensiva republicana y a "desmontar definitivamente el mito" de que España le debe al Rey "la democracia y la libertad"

MADRID, 5 Dic. (EUROPA PRESS) -

El Partido Comunista de España (PCE) consideró hoy roto el pacto constitucional y se desvinculó de la Constitución de 1978. A través de un manifiesto de su Secretaría de Movimientos Sociales ante el XXX aniversario de la Constitución Española, recogido por Europa Press, llamó además a desarrollar una "ofensiva republicana".

En el documento, el PCE reconoce el "esfuerzo de millones de trabajadores y trabajadoras" durante los últimos treinta años, a pesar "haber visto año tras año mermados y pisoteados sus derechos, supuestamente recogidos en dicha carta magna".

"Se han incumplido todos los títulos y artículos de derechos sociales, económicos, ambientales, se han recortado las libertades políticas y la calidad democrática esta bajo mínimos, y la parte social del pacto constitucional de la transición no se ha aplicado, como por ejemplo la planificación democrática de la economía o el derecho a vivienda, entre otros muchos", planteó.

En este sentido, insistió en que los trabajadores han "cumplido con creces" trabajando mientras perdían poder adquisitivo y aumentaba su "precariedad". Por eso, recalcó que la Constitución se ha convertido en "papel mojado para los trabajadores y un bastión tras el que se escuda el poder político y económico, así como una Casa Real absolutamente opaca y que se vuelve a burlar una vez más del pueblo español subiéndose el sueldo hasta los 9 millones de euros".

Así, el PCE consideró "roto el pacto Constitucional", ante lo cual manifestó su "desvinculación de la Constitución de 1978" y se situó "fuera del régimen político, económico y social actual, del que la oscura y reaccionaria Casa Real es la representante perfecta".

INICIATIVAS REPUBLICANAS EN LOS AYUNTAMIENTOS

"El PCE apuesta por el despliegue de un programa anticapitalista, federal y republicano, así como por un Proceso Constituyente a favor de una Tercera República cargada de derechos sociales, económicos y ambientales, de paz y amistad con los pueblos, y con una democracia participativa de calidad", explicó.

Por ello, el PCE hizo un llamamiento a todos los cargos públicos de izquierdas, con "sentimiento y concepción" republicana del país, y concretamente a sus militantes, a que se sumen a la Red de Municipios y Cargos Públicos por la Tercera República, trasladando a sus plenos municipales mociones exigiendo un Proceso Constituyente. El PCE llamó también a la ciudadanía -especialmente a sus militantes y simpatizantes- a impulsar iniciativas republicanas en sus Ayuntamientos.

El PCE inicia de este modo una "nueva etapa libre de ataduras", por lo que reclama a toda su militancia y cargos públicos que actúen en "coherencia desarrollando una actividad alternativa al actual sistema y conectando con las redes y los colectivos alternativos, transformadores, y los que trabajan a favor de la República".

El documento agrega llama también a la ciudadanía a emprender la ofensiva republicana en todos los frentes y a "desmontar definitivamente el mito de que al rey le debemos la democracia y la libertad, porque si en este país se disfruta de las actuales cotas de libertad es gracias a quienes durante años fueron perseguidos, torturados y encarcelados por luchar por ellas y no a quien las mostraron como una generosa concesión del franquismo y sus herederos".

"Treinta años después, el PCE manifiesta que el referéndum del 78 fue lo menos parecido a la decisión soberana de un pueblo al que sólo le dieron dos opciones: Monarquía Parlamentaria o Franquismo sin Franco", sentencia el manifiesto.