Piden dos años de cárcel para un joven por agredir a dos mossos tras el partido Cataluña-Euskadi del año pasado

Actualizado 20/11/2007 19:32:47 CET

El acusado supuestamente desplegó una bandera a favor de los presos de ETA

BARCELONA, 20 Nov. (EUROPA PRESS) -

La Fiscalía pide dos años y medio de cárcel para un espectador del partido Cataluñaa-Euskadi del año pasado por presuntamente agredir a dos mossos d'Esquadra que quisieron identificarle cuando intentaba fotografiarse con una bandera a favor de los presos de ETA junto a un furgón policial, en las inmediaciones del Camp Nou. La Generalitat, como acusación particular, eleva su petición a tres años de cárcel.

El Juzgado Penal número 8 de Barcelona celebró hoy el juicio contra Yannik T.N., de origen camerunés, por un presunto delito de atentado, otro de lesiones y una falta de lesiones. Además de la pena de prisión, el Ministerio Fiscal reclama que el acusado pague una multa de 240 euros y que indemnice a los dos agentes presuntamente agredidos con un total de 1.250 euros.

Los hechos ocurrieron el 9 de octubre de 2006, durante el partido que las selecciones de Catalunya y Euskadi disputaron en el Camp Nou. Según mantienen las acusaciones, Yannik T.N. llevaba una bandera de apoyo a los presos de ETA e intentó extenderla sobre un furgón de los Mossos d'Esquadra mientras gritaba "tomad, hijos de puta".

En ese instante, los agentes salieron del vehículo para identificar y denunciar al acusado, quien presuntamente respondió dando puñetazos y patadas a dos mossos d'Esquadra. Debido a la supuesta agresión, uno de ellos sufrió una contusión en la rodilla y necesitó una semana para recuperarse, mientras que el otro presentaba una fractura en el brazo y tardó un mes en curarse.

"ARROGANCIA POLICIAL", SEGÚN LA DEFENSA.

La versión del procesado, sin embargo, difiere mucho de la ofrecida por los agentes. Según Yannik T.N., su intención fue fotografiarse a la salida del Camp Nou sin percatarse de que detrás había un furgón policial y sin bandera alguna.

En ese momento, dos agentes le pidieron las fotografías y, al ver que su compañero tenía guardada un bandera de apoyo a los presos de ETA, se la requisaron. El acusado les pidió explicaciones y se negó a identificarse sin saber qué había hecho, por lo que cinco agentes supuestamente le inmovilizaron y, del forcejeo, cayeron al suelo.

Yannik T.N. aseguró también que no se le comunicó el motivo de su detención hasta que llegó esposado a la comisaría. Por ello, según su defensa, se trata de un caso de "arrogancia policial", ya que la intención del acusado no fue en ningún momento atentar contra la seguridad, ni cometer un acto ilegal.

El letrado de Yannik T.N., que pide su absolución, aseguró que él sólo pretendía pedir explicaciones a los agentes sobre el motivo de su detención y recordó que la enseña que supuestamente llevaba es legal. La versión del joven fue corroborada por los testigos, quienes consideraron que la actuación de los mossos d'Esquadra fue desmedida.