La plataforma de observadores ITW para el juicio del 'procés' considera necesario participar por "higiene democrática"

Actualizado 29/01/2019 19:52:47 CET

Destacan que sólo gestionan y facilitan que otras organizaciones internacionales puedan acudir a la vista oral

MADRID, 29 Ene. (EUROPA PRESS) -

La plataforma International Trial Watch-Catalan Referendum case (ITW), creada para gestionar y facilitar la presencia de organizaciones internacionales de derechos humanos y juristas en el juicio que se realizará a partir de las próximas semanas por el proceso independentista en Cataluña, ha afirmado este martes que la asistencia de observadores es necesaria por "higiene democrática".

"Si realmente se quiere ser transparente y garantista no entendemos qué problema hay con que haya personas independientes en el juicio", ha defendido Anaïs Franquesa, coodirectora del Centro para la Defensa de los Derechos Humanos Irídia, una de las organizaciones promotora de ITW, ante la posibilidad de que la Sala de lo Penal deniegue el permiso para que cinco personas vinculadas a dicha plataforma acudan a la vista oral para examinar si los derechos humanos y fundamentales son respetados.

Según han explicado los representantes de ITW este martes en una rueda de prensa que ha tenido lugar en el centro Espacio Ecooo de Madrid, los "observadores" en el juicio contra los 12 líderes independentistas acusados de los delitos de rebelión, sedición, malversación de caudales públicos y desobediencia se agruparán en tres grupos de trabajo: uno de académicos; un segundo formado por organizaciones internacional; y, por último, asociaciones de expertos juristas.

"La plataforma no hace la observación del juicio, facilita que organizaciones lo hagan", ha dicho Robert Sabata, de la Asociación Catalana por la Defensa de los Derechos Humanos, otra de las organizaciones promotoras de la plataforma.

Es decir, que las personas que acudan a la vista oral, cuya fecha aún no ha sido señalada, no son miembros de las organizaciones que han dado vida a la plataforma, sino de otros colectivos internacionales y expertos en materia que quieren analizar si el juicio se realiza respetando derechos procesales y sustantivos y con el respeto de todas las garantías de los procesados.

"ACTIVIDAD NORMAL" EN LOS JUICIOS DE OTROS PAÍSES

En este sentido, Franquesa ha indicado que ITW tan solo se encargará de gestionar y ayudar a que los colaboradores puedan realizar sus labores de observación. Para ello, se han financiado a través de aportaciones individuales a través de la web de la plataforma.

Preguntada sobre la cantidad que ya han recaudado, la portavoz no ha podido dar una cifra, pero ha asegurado que en dicha página de internet se irá informando "con transparencia" periodicidad de detalles como los gastos. Eso sí, ha destacado que "nadie cobrará honorarios por tareas de observación".

Con todo ello, Sabata ha hecho hincapié en que la "observación de juicios" es una "actividad normal, habitual" de estos expertos, que están "acostumbrados a monitorear" procedimientos judiciales que han tenido lugar en otros países como Turquía, Marruecos o México, zonas en las que "jamás han tenido problemas". En este sentido, para el representante de la Asociación Catalana por la Defensa de los Derechos Humanos, la vista que se va a desarrollar en el Tribunal Supremo no es "excepcional".

ORGANIZACIONES INTERNACIONALES

Entre las asociaciones internacionales que han "mostrado su gran preocupación" y han pedido presenciar la vista oral se encuentran American Bar Asociation (Estados Unidos); la Federación Internacional de los Derechos Humanos (Francia) y la red europea Euromed Rights (Dinamarca) -que engloba a más de 80 organizaciones estatales de derechos humanos de una treintena de países--.

También, Front Line Defenders (Irlanda), Fair Trials (Reino Unido), la Asociación Abogados/as Europeos/as Democrátas (AED) y la Asociación Europea de Abogados/as por la Democracia y los Derechos Humanos (ELDH), Antigone (Italia), el Comité de Juristas por los Derechos Humanos (Holanda), el Centro de Estudios Legales y Sociales (Argentina) y la Confederación Magrebina de Organizaciones por los Derechos Humanos (CMODH) han pedido contribuir con sus informes sobre el juicio por el 'procés'.

"Son organizaciones que no se han posicionado nunca con el derecho a decidir o la independencia", ha destacado Sabata; sino que "han visto que en el proceso ha corrido mucho las filtraciones a medios de comunicación", como los escritos de acusación que, según ha indicado, se han facilitado "antes por la prensa que a las defensas". Por todo ello, ha asegurado que es "necesario" que estos "observadores internacionales" acudan a las sesiones del juicio por una "cuestión de higiene democrática".

La plataforma ha sido creada por la Asociación Catalana para la Defensa de los Derechos Humanos; el Centro para la Defensa de los Derechos Humanos Irídia; El Observatorio del Sistema Penal y los Derechos Humanos de la Universidad de Barcelona; el Instituto de Derechos Humanos de Cataluña; el Instituto Internacional para la Acción no violenta (NOVACT); y el Colectivo Praga. Algunas de ellas son conocidas por ser impulsoras de actuaciones favorables a la independencia.

REACCIONES, CLIMA Y ACTITUDES

Así, ante la posibilidad de que el Tribunal Supremo deniegue su solicitud por la posición partidista que pueda presentar algunas de las promotoras y, por tanto, entender que los informes no serían objetivos, la responsable de Irídia ha manifestado que lo "lamentaría" porque la plataforma sólo ha recogido el "nivel preocupación a nivel interno, estatal" mostrado por catedráticos de derecho penal y de relatores de la ONU, del Alto Comisionado de Derechos Humanos del Consejo de Europa o de Amnistía Internacional".

Es en la misma sala de vistas "donde se puede observar lo que realmente sucede en el juicio", pues el "estado en el que llegan" los acusados en prisión preventiva, el "clima", las "actitudes de los magistrados" o las "reacciones" de las partes no se perciben de la misma manera a través de la retransmisión en directo por televisión, ha concluido Anaïs Franquesa.

Para leer más