9-M.- PSN dice que NaBai quiere "chantajear a Zapatero" y recuerda que la coalición nacionalista no votó su investidura

Actualizado 09/02/2008 15:26:17 CET

Chivite afirma que "no es el momento de ninguna revancha" por lo ocurrido en verano y llama a la participación en las urnas

PAMPLONA, 9 Feb. (EUROPA PRESS) -

El secretario general del PSN, Carlos Chivite, afirmó hoy que "la verdadera intención" de Nafarroa Bai tras las elecciones generales del 9 de marzo es "chantajear y dificultar el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero" y recordó que la coalición nacionalista no votó a favor de la investidura del candidato socialista hace cuatro años y tampoco respaldó sus presupuestos durante la legislatura.

Chivite pidió a los candidatos de Nafarroa Bai "que se presenten como lo que son y que no escondan sus intenciones", y recalcó que su objetivo "no es apoyar a Zapatero", sino lo contrario. "¿Ése es el apoyo que queremos? ¿Eso es lo que queremos los socialistas? ¿Eso es lo que quieren los ciudadanos progresistas de Navarra?", se preguntó el dirigente del PSN.

Carlos Chivite, cabeza de lista de los socialistas al Senado, se pronunció así ante decenas de cargos socialistas que se reunieron en Pamplona en la convención política del PSN para conocer el programa electoral aprobado por el PSOE hace dos semanas en un acto celebrado en Madrid.

El dirigente socialista salió al paso de las últimas declaraciones de NaBai, que ayer aludía al fracaso de las negociaciones del verano para la formación de un Gobierno tripartito y hacía un llamamiento a la movilización ciudadana. "Han dicho que hay que ir a por el traidor de Chivite, que hay que darle una lección, y para eso hacían un llamamiento a los descontentos o críticos del PSN. Yo creo en la gente, en la verdad y en los socialistas, y sé que esa perversa maniobra no les va a salir bien", indicó.

Además, el secretario general de los socialistas añadió que "no hemos traicionado a nadie, hemos dicho la verdad, y no es el momento de ninguna revancha, ni de ninguna revuelta, ni de ninguna revisión del verano pasado".

El candidato socialista criticó en su intervención que Nafarroa Bai "dice ser la voz de Navarra y desprecia a todos los diputados y senadores que han pasado por las Cortes elegidos democráticamente por los ciudadanos durante 30 años de democracia". "Es un gesto de cierta prepotencia muy parecido al que siempre ha utilizado Jaime Ignacio del Burgo", indicó.

Así, Chivite sostuvo que "parece que con Nafarroa Bai empezase el principio de la existencia de este país, de la democracia y de esta comunidad", y pidió que la coalición nacionalista "respete el pasado". "¿Dónde estaban algunos de ellos cuando nosotros votábamos la Constitución, cuando aprobábamos el Amejoramiento, cuando hablábamos de Itoiz, del Canal de Navarra, de la Autovía de Leitzaran? Estaban bloqueando el desarrollo de Navarra", dijo.

Además, afirmó que Nafarroa Bai "no es la única voz de Navarra, es la voz del nacionalismo vasco en Navarra, y nosotros somos la voz de los socialistas, la única marca que se presenta sin esconder su pasado ni su presente".

En este sentido, Chivite apuntó que "la única sigla permanente es la del PSOE, que se presenta abiertamente sin maquillaje, mientras la derecha se camufla bajo un regionalismo aparentemente moderado, y el nacionalismo vasco de la comunidad vecina tiene su franquicia en Nafarroa Bai".

RAJOY O ZAPATERO

Además, Carlos Chivite insistió en que, "por mucho que se diga, en las próximas elecciones generales sólo hay dos alternativas, porque lo que decidimos es el Gobierno de España, y la única opción es la nuestra, con Zapatero, o la de Rajoy, con toda la derecha". "O seguimos avanzando y apostamos porque Zapatero continúe en el Gobierno de España, o nos resignamos, retrocedemos y volvemos al pasado con el PP de Rajoy", dijo.

En este sentido, sostuvo que "la derecha de Rajoy ni quiere ni puede afrontar el futuro, sigue añorando el pasado de poder y de privilegios; la derecha es ciega a los problemas de la gente; es temerosa de los cambios y se resiste a la modernidad; y traslada mensajes pesimitas porque desconfía de los españoles".

En cuanto a Nafarroa Bai, Chivite afirmó que "el nacionalismo vasco de Navarra sigue anclado en el pasado" y añadió que "su prioridad siguen siendo el territorio y las fronteras, y su ambición es superar la Constitución que ellos no apoyaron pero en la que se apoyan para defender sus derechos". "Qué difícil hubieran tenido su actuación sin la Constitución", agregó.

LA ABSTENCIÓN, EL ENEMIGO

Sobre el día de las votaciones, Carlos Chivite indicó que "el enemigo es la pasividad y la abstención, y hay que combatirla movilizando a la gente, explicándole el programa electoral y hablando de futuro". "La participación es fundamental", reiteró.

Finalmente, Chivite indicó que su objetivo es "ganar las elecciones consiguiendo que el Partido Socialista sea el más votado en España y de Navarra, y lograr una mayoría para formar un Gobierno estable, fuerte, con el que poder afrontar un ambicioso proyecto de país".