El PSOE adelanta que el Gobierno no entrará en una "guerra de amenazas" con Torra

José Luis Ábalos
PSOE
Publicado 03/09/2018 15:45:55CET

MADRID, 3 Sep. (EUROPA PRESS) -

A un día del discurso del president catalán, Quim Torra, que se prevé incendiario, el PSOE ha adelantado que ni ellos ni el Gobierno piensan entrar en una "guerra de amenazas" con los independentistas, respondiendo a sus provocaciones con más provocaciones.

En rueda de prensa en la sede del partido para dar cuenta de la reunión de la Ejecutiva Federal, el secretario de Organización y ministro de Fomento, José Luis Ábalos, ha argumentando que entrar en una escalada dialéctica no ayudaría al propósito del Gobierno de restablecer la "convivencia" en Cataluña.

Según avanzó 'La Vanguardia', en su discurso de mañana Torra tiene previsto lanzar un ultimátum al Gobierno de Pedro Sánchez para que acceda a negociar un referéndum de autodeterminación. De lo contrario, la Generalitat retomará la vía de la unilateralidad y la desobediencia y no acatará la sentencia del 'procés'.

Ábalos ha reconocido que al PSOE y al Gobierno les preocupa que aumente la tensión con motivo de la celebración de la Diada el 11 de septiembre --convertida desde hace años en una reivindicación independentista-- y del aniversario del referéndum del 1 de octubre.

Y precisamente como les preocupa, los socialistas no quieren generar más tensión con nuevas amenazas o advertencias dirigidas a los independentistas, al tiempo que ha precisado que no sólo están preocupados por los comportamientos que crispan más el ambiente desde el lado independentista, sino en las actuaciones de "todos los actores políticos".

En una alusión directa a PP y Ciudadanos, Ábalos ha puesto en valor la "lealtad" que demostró el PSOE estando en la oposición con el Gobierno de Mariano Rajoy en todo lo relacionado a Cataluña y ha puesto como ejemplo que llegasen a retirar la reprobación de la entonces vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría, por las cargas del 1 de octubre.

"Fuimos tan leales que no pusimos al Gobierno en una situación incómoda, aunque se lo merecía. Vimos que no convenía debilitar al Gobierno", ha recordado.

LA SOLUCIÓN, UNA REFORMA DEL ESTATUT

Ábalos ha explicado que la propuesta que el Ejecutivo le hace a los independentistas pasa por una reforma del Estatut que pueda ser aprobado por los catalanes en referéndum, con el objetivo de corregir el problema que supone que el Estatut vigente no sea el que se aprobó en referéndum, porque el Tribunal Constitucional lo recortó posteriormente en respuesta a un recurso presentado por el PP.

Según el PSOE, hay cuestiones que anuló el Constitucional que podrían recuperarse modificando algunas leyes orgánicas, pero Ábalos ha reconocido que para proceder a una reforma del Estatut, tendría que haber "voluntad" de las partes implicadas, también de las fuerzas independentistas con mayoría de escaños en el Parlament.