Actualizado 27/06/2007 17:27 CET

Puigcercós avisa a los grupos de que el borrador de ley electoral da "margen" para equilibrar proporción y territorio

Entrega a Benach el informe de los expertos, que propone siete circunscripciones y plantea crear listas desbloqueadas

BARCELONA, 27 Jun. (EUROPA PRESS) -

El conseller de Gobernación y Administraciones Públicas, Joan Puigcercós, llamó hoy a los grupos del Parlament a ponerse a trabajar en base a las recomendaciones del informe de cinco expertos para la futura ley electoral catalana, convencido de que el texto planteado "es un mínimo común denominador" que deja "margen" a la negociación para "buscar fórmulas" que encuentren "el equilibrio entre la proporcionalidad y la ponderación territorial".

El conseller, que entregó hoy el informe al presidente del Parlament, Ernest Benach, aseguró que él mismo podía "estar de acuerdo con CiU" en su reivindicación de que la proporcionalidad de la ley electoral no vaya en detrimento de Lleida o Girona primando el peso de la capital. Por ello, instó a los grupos a un acuerdo en la ponencia conjunta que deberá crear la Mesa del Parlament.

Puigcercós admitió que lo que suscitará más debate será el prorrateo, la proporcionalidad y el equilibrio territorial, "uno de los debates por los que no ha habido ley". Señaló que la propuesta de los expertos es dotar de un mínimo de dos escaños a cada circunscripción, "pero pueden ser más", indicó.

"Creo que con este material, si los grupos se ponen a trabajar, se puede llegar a tener una ley electoral en un tiempo razonable, siempre que haya voluntad", aseguró, aunque no quiso concretar un plazo. Aseguró que su conselleria se esforzará por que la tramitación de la futura ley de Organización Territorial catalana se haga "en paralelo" a la de la ley electoral.

Para ello, anunció que antes de acabar julio presentará al Consell Executiu "una hoja de ruta" con un calendario básico para reformar la organización territorial y los cambios legislativos necesarios para hacerla efectiva. "Los ideal", según él, es el proceso de las leyes electoral y de organización territorial "en paralelo", pero admitió dificultades para eso, señalando incluso algunas "reivindicaciones comprensibles", como crear "alguna vegueria más" como la del Penedès, que alargarán previsiblemente el debate.

Sobre el proyecto de ley electoral, remarcó que los expertos "han optado" por veguerias "porque es el modelo en que se organiza ya el Govern", y aseguró que "no ha habido ninguna interferencia" de la Conselleria de Gobernación, sino que los expertos "han trabajado con libertad absoluta".

Admitió que la negociación parlamentaria de esta ley comportará un nivel elevado de "tacticismo" de los grupos, con la "tentación lógica" de buscar modelos que consigan resultados similares a los del sistema actual, para unos, y el de cambiar de modelo "para otros que querrán ganar más" peso electoral con la nueva ley. Consideró "lógico" este tacticismo en la discusión, pero "no debería ser así", y lo comparó con el debate de la reforma del Estatut, en que consideró que "no era lógico" el tacticismo que se produjo.

SINDICATURA ELECTORAL CATALANA.

Del borrador del grupo de expertos, destacó la "importancia" de una Sindicatura Electoral de Catalunya, como equivalente a la Junta Electoral Central (JEC) estatal, que consideró "una necesidad perentoria" para "no estar siempre pendientes de la JEC" y que "regularía incluso ámbitos que la JEC no está regulando para reorientar todo el modelo de campaña electora, el modelo de encuestas y tendría una autoridad tanto en las elecciones catalanas, como las de los consejos comarcales y el Consell d'Aran".

Asimismo, señaló que la posibilidad de votar en los 15 días de campaña electoral, acudiendo a las oficinas de Correos, es una posibilidad que "ya se practica en muchos países europeos", por lo que es "legalmente posible". Y no ve problemas para las "listas no desbloqueadas", que consideró "un aliciente" a la participación y que "ya se está haciendo en muchos lugares de Europa".

El informe se explicó ayer en el Govern y hoy fue entregado al presidente del Parlament para que esté a disposición de los grupos. Puigcercós pidió a Benach que los letrados del Parlament estudien si todas las propuestas "se adecúan a la legislación catalana y la estatal, para no topar con la LOREG o la Constitución". Así, señaló la obligación de que los candidatos a una circunscripción estén censados en ella como una de las que deberá confirmarse "si no hay una norma de rango superior que lo impida".

El informe de los expertos, encabezados por el catedrático de derecho Josep Maria Colomer, mantiene los 135 escaños del Parlament y propone crear siete circunscripciones basadas "en los ámbitos territoriales de la administración de la Generalitat", que coinciden con las futuras veguerias.

NO HUBO ACUERDO EN LA CIRCUNSCRIPCIÓN ÚNICA.

Los expertos creen que la circunscripción única (que defendía el PSC) "igualaría el voto individual de todo el territorio y haría aumentar la proporcionalidad entre votos y escaños", pero admiten que no hubo coincidencia entre los expertos al apostar por esta vía, por lo que se propusieron por "unanimidad" las siete circunscripciones: Barcelona, Catalunya Central, Girona, Lleida, Alt Pirineu i Aran, Camp de Tarragona y Terres de l'Ebre.

Detallan que estas circunscripciones "no predeterminan cuáles puedan ser" las circunscripciones para Congreso, Senado y Parlamento Europeo "ya que éstas están reguladas por ley orgánica estatal". Los expertos proponen eliminar el actual número máximo de escaños para la circunscripción de Barcelona y adjudicar "un mínimo inicial de dos escaños a cada una de las otras seis y repartir los 123 escaños restantes entre todas las circunscripciones de acuerdo con la población".

La recomendación es mantener la Ley de Hondt como fórmula de asignación de escaños y la barrera mínima de un 3% de los votos en cada circunscripción. Por otro lado, plantean eliminar las listas cerradas para dar más opción de elección a los votantes a través de "una lista abierta o desbloqueada que permita votar la lista entera o dar votos preferentes a algunos candidatos individuales".

En este sistema, recomiendan asignar un número máximo de "votos preferentes" a cada circunscripción: entre uno y nueve en Barcelona, entre uno y tres en la Catalunya Central, Girona, Lleida y Camp de Tarragona, y uno solo a Terres de l'Ebre y Pirineu-Val d'Aran. También plantean la "elección prioritaria de los candidatos que hayan obtenido un número de votos preferentes superior al 5% de los votos de la candidatura".

El borrador plantea también medidas como las urnas móviles para residencias de gente mayor, hospitales, núcleos de población aislados y centros penitenciarios, además de las papeletas en Braille, como medidas para favorecer la participación. También recomienda el voto por Internet garantizando la confidencialidad y fiabilidad del recuento.

Para garantizar la transparencia del sistema, proponen prohibir las inauguraciones, presentaciones, exposiciones y colocaciones de primera piedra desde la convocatoria de las elecciones, así como el envío de un solo sobre a todas las casas con las papeletas e información de todas las candidaturas. También recomiendan fijar "debates obligatorios" en los medios públicos entre todos los candidatos y señalan la "responsabilidad de los directivos" de estos medios para una información imparcial y plural.

Plantean establecer una subvención pública a todas las candidaturas que obtengan más del 2% de los votos válidos en toda Catalunya o más del 3% en una circunscripción, aumentando el importe de estas ayudas basado en los votos obtenidos y manteniendo los escaños asignados.

Los expertos proponen que las donaciones privadas individuales desgraven en el IRPF y se impongan "sanciones efectivas" por exceso de gasto, por aceptar donaciones privadas ilegales, por vulnerar normas de campaña, por no rendir cuentas y por no retirar la publicidad electoral.