Puigdemont replica a Sánchez que Cataluña ya tiene autogobierno y aspira a un referéndum de autodeterminación

Actualizado 04/09/2018 15:32:33 CET


WATERLOO (BÉLGICA), 4 (EUROPA PRESS)

El expresidente de Cataluña Carles Puigdemont ha respondido este martes al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, que Cataluña ya tiene un autogobierno y que a lo que aspira es a un referéndum de autodeterminación, al tiempo que ha avisado de que no valorará propuestas "contradictorias" y que solo se discutirán aquellas "concretas" que se pongan "sobre la mesa".

En declaraciones a la prensa en Waterloo, al término de una reunión con el también expresident Artur Mas, Puigdemont ha recordado que "ya hubo un referéndum sobre el Estatut" y se ha preguntado si la oferta de Sánchez implica que aquel "no valió".

"Anuncios hay algunos cuantos, pero nos gustaría pensar que la receta Sánchez es diferente a la receta Rajoy", ha respondido el líder catalán, al pedirle una valoración sobre la propuesta de Sánchez de reformar el Estatut y someterlo al voto de los catalanes.

De este modo ha insistido en que un referéndum es lo que "la gente pide cada año en la Diada y lo que ha votado en las elecciones sucesivamente" y se ha criticado la falta de claridad en la propuesta del Gobierno: "¿Exactamente quién propone este nuevo estatuto y qué dice que pone".

"Nosotros queremos negociar con el Estado español la celebración de un referéndum para que Cataluña decida su futuro", ha zanjado Puigdemont, tras criticar que en torno a la cuestión catalana hay "mucho griterío" y reclamar "generosidad" para escuchar las demandas de los independentistas.

Así, ha pedido "un gran pacto para escuchar" como primer paso para mostrar "ganas de resolver" la situación por cauces políticos y defender que deben existir contactos entre los Gobiernos central y catalán, una "bilateralidad" para la que no debe haber "líneas rojas".

ESCÉPTICO ANTE LA INVITACIÓN A TORRA AL CONGRESO

Puigdemont se ha mostrado escéptico ante la invitación de la presidenta del Congreso, Ana Pastor, para que el presidente de la Generalitat, Quim Torra, acuda a la Cámara Baja, si bien ha considerado que "algo hemos ganado" con respecto a cuándo él fue invitado.

La invitación que él recibió no fue cursada por Pastor sino por el entonces presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, algo que Puigdemont interpreta como "confusión permanente de roles" y de "poderes".

EN cualquier caso, ha añadido, la respuesta de Torra a la invitación es una decisión "que van a tener que tomar los líderes catalanes" para ver en qué consiste exactamente la propuesta.

"Hay demasiados anuncios que caben en un espacio de un 'tuit', pero luego no hay desarrollo", ha añadido.

Preguntado por si teme que el Gobierno recurra de nuevo a la activación del artículo 155 de la Constitución, Puigdemont ha ironizado con que usar la palabra 'temer' es prueba de que "algo falla" y ha advertido de que "sería un error" recurrir de nuevo a este instrumento.

"El 155 no fue una buena receta, no la fue. Sería un error volver a caer en el mismo error por segunda vez en algo que no solo no sirvió para que las cosas fueran en la línea de los inspiradores del 155, sino que se ha encontrado con una respuesta de una sociedad cívica, cohesionada", ha expresado.

Otro de los asuntos a los que se ha referido el expresident es a la colocación de lazos amarillos y a la recomendación del Defensor del Pueblo, Francisco Fernández Marugán, de que se retiren estos símbolos de edificios públicos.

A su juicio, la colocación de los lazos amarillos en solidaridad con los políticos catalanes encarcelados es un ejercicio de libertad de expresión que debe ser "objeto de protección de los Gobiernos, no de restricción".

Por ello ha considerado que el consejo que debe valer en este caso es el del Defensor del Pueblo de Cataluña, el síndic de Greuges, "que es la autoridad constitucionalmente reconocida".

REUNIÓN DE MAS Y DIADA

Puigdemont ha hecho estas declaraciones tras una reunión con Artur Mas en su residencia en Waterloo (Bélgica), denominada "Casa de la República", encuentro que han aprovechado para discutir sobre el curso político que arranca, la preparación de la Diada de este año y la intervención del presidente de la Generalitat, Quim Torra, de este martes.

Sobre la Diada, ambos han coincidido en destacar que la de este año será una edición de especial relevancia, por celebrarse bajo condiciones "diferentes" por tener lugar bajo un "clima de represión", en palabras de Puigdemont.

Mas ha confiado en que la convocatoria cuente con el "máximo compromiso de mucha gente" y que la movilización se produzca en un marco de "mucha convivencia entre catalanes, concordia y civismo", frente a quienes quieren "fracturar la sociedad catalana".