Rajoy a CiU y ERC: No es tiempo de hablar de encajes sino cómo integrar más en Europa a los que viven en la piel de toro

Publicado 13/12/2014 14:15:16CET

Subraya que la Carta Magna ya tuvo en cuenta "las diferencias" y pide no mirarse en el "ombligo de lo autóctono" ni "fomentar los aislamientos"

LA GRANJA DE SAN ILDEFONSO (SEGOVIA), 13 Dic. (EUROPA PRESS) -

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha advertido este sábado a CiU y ERC que no es tiempo de hablar de "encajes" o de "acomodos" en España, ni de "mirarse en el ombligo de lo autóctono" ni de "poner el énfasis en las diferencias", sino que es momento de cómo integrar mejor en Europa a los 47 millones de personas que habitan en "la piel de toro".

Así lo ha asegurado Rajoy en una acto de defensa de la Carta Magna celebrado en La Granja de San Ildefonso (Segovia), en el que ha estado acompañado por todos los presidentes autonómicos y regionales del partido, con los que ha posado en una 'foto de familia'. Todos ellos han impulsado la llamada 'Declaración de la La Granja' que reafirma su compromiso con el texto fundamental aprobado en 1978 y destaca la estabilidad y concordia que ha propiciado en estos 36 años.

El jefe del Ejecutivo, que ha dedicado parte de su discurso a responder al 'desafío' soberanista de Cataluña, ha subrayado que para el Partido Popular "no es negociable" la soberanía nacional, la unidad de España, los derechos fundamentales de los españoles y la igualdad de todos". "Eso no es negociable", ha enfatizado, cosechando una cerrada ovación de los suyos.

Así, Rajoy ha asegurado que "ya no es tiempo de mirarse en el ombligo de lo autóctono" ni de "poner el énfasis en las diferencias" ni de "fomentar los aislamientos". De hecho, ha dicho que "qué sentido" tiene que uno se pregunte si se siente más gallego que español o más español que aragonés cuando "la pregunta que se hace cualquiera que habite en el siglo XXI" es si es tan europeo como español.

PIDE NO DISTRAERSE CON "ENSOÑACIONES"

"Ése es nuestro afán, llegar a ser tan europeos como españoles", ha aseverado. "Y de eso me gustaría oír hablar. No de cómo limitamos nuestra propia capacidad o nos distraemos en ensoñaciones, sino de cómo integraremos mejor a los 47 millones personas que habitamos la piel de toro en el conjunto de 500 millones de europeos", ha apostillado.

En este sentido, el presidente del Gobierno ha insistido en que hay que hablar de Europa y no de "encajes o acomodos como piden algunos en España". "¿Acaso hemos ido los españoles a Europa reclamando encajes, acomodos o privilegios? No, porque sería un desatino", ha manifestado.

Para Rajoy, el camino es mirar hacia Europa. "Queremos crear con todos nuestros socios un común denominador nuevo para los españoles, una nueva seña de igualdad como europeos, no una simple etiqueta administrativa, una matricula, sino un sujeto de derechos políticos europeos", ha afirmado.

"YO NO RECHAZO LAS DIFERENCIAS NI LAS VARIEDADES"

A su entender, lo que los españoles "necesitan" no son propuestas para articular regiones españolas "que llevan siglos articuladas, sino para integrarlas en ese gran proyecto" que se llama Europa.". "Yo no rechazo las diferencias ni las variedades. En ninguna parte se cultivan más y con mayor libertad que en España y la Constitución las tuvo en cuenta", ha agregado.

En este sentido, ha asegurado que en España hay una "descentralización política muy superior a la de cualquier Estado federal en el mundo". "Yo no rechazo las diferencias, lo que rechazo es que pretendan convertirlas en el sustrato de la acción política común", ha abundado para añadir que si de cada diferencia que existe en Europa hicieran una bandera, estarían "renunciando a una verdadera convivencia".

Según Rajoy, en todos los países civilizados, por encima de las diferencias que disgregan está la igualdad y la soberanía que cohesiona. "Sobre la igualdad de los que son soberanos se puede levantar aquí, en Europa o en cualquier parte un edificio constitucional. Sobre la exaltación de las diferencias jamás se levanta nada útil al conjunto", ha concluido.

Para leer más