Ridao (ERC) revela en un libro que Maragall habría autorizado a Carod reunirse con ETA si hubiera sido informado antes

Actualizado 14/01/2007 16:29:42 CET

BARCELONA, 14 Ene. (EUROPA PRESS) -

El portavoz parlamentario de ERC, Joan Ridao, desvela en su libro 'Las coaliciones políticas en Catalunya. 1980-2006' que tras la reunión del entonces 'conseller en cap' de la Generalitat, Josep Lluís Carod-Rovira, con ETA en Perpignan en enero de 2004, el entonces presidente de la Generalitat, Pasqual Maragall, "aseguró que 'en caso de haber sido informado, hubiera autorizado el encuentro'".

En el libro, que recoge la tesis doctoral de Ridao, con prólogo de Pasqual Maragall, y que fue presentado el miércoles por el presidente del Gobierno catalán, José Montilla, el dirigente republicano narra con detalle los sucesos relativos a la reunión de Carod con ETA que provocó la salida del Govern del líder de su partido.

Así, explica que "Carod y Maragall almorzaron al mediodía del día 26 en el Palau de la Generalitat" --fecha en la que el diario ABC desveló el encuentro con la banda terrorista-- y "pese a los reproches hacia el 'conseller en cap' reprobándolo por no haber sido informado de los contactos, Maragall aseguró que 'en caso de haber sido informado, habría autorizado el encuentro'".

Ridao relata como, al conocerse la noticia, el presidente Maragall "se mostró comprensivo y lo ratificó en su cargo, pese a admitir que le debería haber comunicado la entrevista, más aún cuando se produjo en ausencia del mismo Maragall, que estaba de viaje en Turquía, y, consecuentemente, en el momento en que Carod-Rovira ejercía la presidencia de la Generalitat en funciones".

Aun así, durante el almuerzo, Maragall comunicó a Carod que le retiraba las competencias en materia de Relaciones Exteriores, "pero a las 9 de la noche la presión de Zapatero y el PSOE hicieron que Maragall desautorizara a su número dos" en el Gobierno. "Los socialistas españoles optaban claramente por la crisis y por tensar las relaciones con el PSC antes que asumir las posibles consecuencias electorales de este hecho", añade Ridao.

El dirigente republicano explica que, por la mañana, Carod ya había puesto "su cargo a disposición de Maragall 'a la vista de la instrumentalización política' que se podía hacer de su encuentro con ETA, pero puntualiza que lo hizo como "un gesto testimonial, hecho con la seguridad de que no le sería aceptada la decisión".

Cuando Maragall lo convocó al día siguiente por la mañana para exigirle que dimitiera, "Carod se negó y el presidente le anticipó la intención de hacer público su cese en un contacto previsto con los medios al mediodía", lo que llevó al líder de ERC a convocar una reunión urgente de la cúpula de su partido en el Palau de la Generalitat, prosigue Ridao.

"La solución planteada por los republicanos era que Carod abandonara el cargo con el compromiso de volver al final del ciclo electoral, después de las elecciones europeas previstas en junio de 2004 y no después de las legislativas de marzo, como se especuló", añade.

Sin embargo, cuando el 18 de febrero ETA hizo público el comunicado en el que confirmaba su encuentro con Carod y declaraba una tregua para Catalunya, el "nuevo terremoto" que ocasionó esta noticia tuvo como consecuencia "la renuncia definitiva de Carod a volver al Gobierno", detalla.

(EUROPA PRESS CATALUNYA)