Rivera exige a Sánchez desde Ceuta que deje el "buenismo" que genera "efecto llamada" para la inmigración irregular

Albert Rivera visita el perímetro fronterizo de Ceuta
CEDIDA
Publicado 30/07/2018 14:59:25CET

Dice que si España no asume que "la inmigración irregular es un problema", acabará como Italia, con "los populistas sacando tajada"

CEUTA, 30 Jul. (EUROPA PRESS) -

El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, ha exigido este lunes desde la frontera de Ceuta al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, "que se implique" en la búsqueda de "soluciones" para el "problema de la inmigración irregular", que "deje de mirar hacia otro lado", que "apoye a policías y guardias civiles" y que abandone las "ocurrencias" y el "buenismo" que, según ha denunciado, están generando un "efecto llamada" que "sufren" singularmente las ciudades autónomas y las costas andaluzas.

En declaraciones a los periodistas tras recorrer parte del vallado fronterizo en compañía del coronel jefe de la Comandancia local de la Guardia Civil, José Luis Gómez Salinero, con quien ha llegado hasta el punto por el que el pasado jueves 602 indocumentados de un grupo de "casi mil" accedió a Ceuta con "una virulencia desconocida", Rivera ha reclamado "más recursos, más agentes y más tecnología" para las Fuerzas de Seguridad que trabajan con medios "en muchos casos obsoletos y las mafias ya saben cómo superarlos en pocos minutos con un mínimo de dos radiales, heces o cal viva y que operan con una organización casi militar".

Ciudadanos apostará por "la tecnología" y rechaza "los anuncios que no se pueden hacer, algo que también es un problema, como anunciar la retirada de las concertinas sin tener un medio alternativo". "Lo que nos transmiten los agentes es que hay ganas pero faltan recursos", ha apostillado.

"Ante los problemas de España no se puede mirar hacia otro lado y aquí tenemos dos: la inmigración irregular y las mafias que se dedican a la trata, frente a las que se puede mirar hacia otro lado o buscar soluciones, que es lo que queremos hacer", ha abundado el político catalán, que ha "agradecido" a guardias y policías nacionales su trabajo, "imposible" de ejecutar "con pocos recursos y con pocas personas por bien preparadas que estén".

Rivera ha hecho especial hincapié en que "en política hay que ser responsables" y en que "más allá de las ocurrencias, del buenismo, de los programas electorales y de los comités de marketing de un Gobierno hay que saber lo que conllevan las decisiones que uno toma y este año está llegando mucha más gente, se está produciendo un efecto llamada".

El líder de Cs ha aclarado que está "a favor de la inmigración regular" porque "es necesario que un país próspero pueda recibir gente con normalidad", pero desde la premisa de que "la ley hay que cumplirla" y hay que "arropar" a las Fuerzas de Seguridad. "Si queremos viajar sin pasaporte por Europa, necesitamos controlar estas fronteras y eso lo hacen agentes a los que hay que apoyar y no criminalizar", ha repetido junto al diputado Miguel Ángel Gutiérrez y al candidato de Cs a presidir la Junta de Andalucía, Juan Marín.

"HAY QUE HABLAR CLARO"

"Hay que hablar claro: la inmigración irregular es un problema, y si no lo vemos, sí acabaremos como otros países, con los populistas sacando tajada del vacío de legalidad y responsabilidad del Gobierno, como en Italia", ha alertado Rivera, que ve "sencilla" la receta a aplicar: "Hay que cumplir la ley; quien lo haga, bienvenido y quien no, no puede estar aquí", ha resumido.

Preguntado por el papel que corresponde en este asunto a la Unión Europea y a Marruecos, Rivera ha avanzado que pedirá a las instituciones comunitarias "más recursos y una política común" en materia de migraciones. No obstante, ha advertido de que a Bruselas hay que pedirle que "en vez de criticar a la Guardia Civil y poner pegas a lo que hace España, nos diga cómo se frenan los flujos migratorios con pocos recursos y permitiendo a Italia que cierre sus puertos".

Sobre el Reino alauita, ha asegurado que "comprende" su "necesidad de más medios económicos y humanos" para "ayudar a parar a las mafias que trafican con personas" y ha abogado por la "lealtad" y por la firma de nuevos acuerdos internacionales que propicien "inversiones en los países de origen".