Sánchez ofrece medidas de regeneración para exhumar a Franco, reformar la justicia o eliminar aforados

Actualizado 22/07/2019 15:26:14 CET
El candidato socialista a la Presidencia del Gobierno, Pedro Sánchez, interviene durante el debate de investidura en el Congreso
El candidato socialista a la Presidencia del Gobierno, Pedro Sánchez, interviene durante el debate de investidura en el Congreso - EDUARDO PARRA / EUROPA PRESS

MADRID, 22 Jul. (EUROPA PRESS) -

Sigue aquí en directo el debate de investidura de Sánchez

El presidente del Gobierno en funciones y candidato a la reelección, Pedro Sánchez, ha ofrecido este lunes un paquete de regeneración que incluye medidas como la exhumación del dictador Francisco Franco del Valle de los Caídos, una reforma de la Justicia, la eliminación del aforamiento de los políticos, suprimir el voto rogado o renovar instituciones "sumidas en la interinidad durante un periodo de tiempo inaceptable".

Sánchez ha dedicado la parte final de su discurso de investidura a desgranar algunas propuestas para "fortalecer la arquitectura institucional" española. "La sociedad nos demanda avanzar en materia de derechos y libertades; en transparencia, rendición de cuentas y regeneración democrática", ha emplazado a la Cámara.

En este apartado ha incluido la necesidad de "honrar la memoria democrática de España" y para ello se ha comprometido a dar "un nuevo impulso" a las medidas de memoria histórica para reparar a las víctimas de la Guerra Civil y la dictadura, asumiendo directamente el Estado la gestión de las políticas y actuaciones de búsqueda de la verdad, justicia y reparación.

El jefe del Ejecutivo en funciones ha subrayado que España es el primer país de la Unión Europea y el segundo del mundo en número de desaparecidos. "No podemos fingir que este hecho nos es ajeno", ha defendido antes de reafirmar su compromiso con la exhumación de Franco "porque una democracia no puede tener un mausoleo dedicado al dictador".

También se ha comprometido con la derogación de la denominada 'Ley mordaza', la supresión del voto rogado --"una auténtica tragedia democrática"-- o reformas en la Justicia para alcanzar una administración "eficaz, accesible, moderna y fiable que garantice el principio de tutela judicial efectiva y refuerce la confianza de la ciudadanía en las instituciones".

Para ello ha ofrecido un pacto de Estado para la reforma de la justicia basado en su modernización y en la dotación de una financiación adecuada. Dentro de ella ha incluido una nueva Ley de Enjuiciamiento Criminal, además de revertir reformas "lesivas" como el plazo de caducidad impuesto para la instrucción de causas complejas o recuperar el sistema español de Jurisdicción Universal. También ha propuesto diseñar un nuevo sistema de acceso a la
judicatura.

ACABAR CON LAS PUERTAS GIRATORIAS

Sánchez ha llamado además a "no bajar la guardia" contra la corrupción y ha anunciado una Ley Integral de Protección de
Testigos y Denunciantes de casos de corrupción, "con las máximas garantías para quien denuncia prácticas corruptas y máximo reproche social para una conducta que corroe los cimientos de la democracia".

Además, ha apostado por regular "de manera más efectiva" los conflictos de intereses para evitar el "descrédito" que suponen las denominadas 'puertas giratorias" y se ha comprometido a hacer públicos los dictámenes de la Oficina de Conflicto de Intereses. Y ha abogado por la supresión de una figura "obsoleta" como los aforamientos de los políticos.

Otra de las ofertas del presidente en funciones ha ido dirigida a la renovación de instituciones que llevan sumidas en las "interinidad" durante un periodo "inaceptable", como el Consejo General del Poder Judicial, el Defensor del Pueblo, la Presidencia del Consejo de Transparencia y el Consejo de RTVE. En ello, ha avanzado que el Gobierno apostará por los principios de "igualdad, mérito, capacidad, prestigio y consenso amplio en la elección de estos órganos".

En su discurso, Sánchez también ha hecho una alusión a la necesidad de recuperar el número de efectivos de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado perdidos durante los últimos años y ha anunciado un plan de infraestructuras de la Guardia Civil, con una dotación de 600 millones de euros en los próximos 7 años. "Este cambio de tendencia se mantendrá hasta garantizar algo que para nosotros es fundamental: el servicio público de la seguridad de nuestros pueblos", se ha comprometido hablando de la 'España despoblada'.

CULTURA DE SEGURIDAD NACIONAL

También se ha dirigido a los miembros de las Fuerzas Armadas y ha recordado a aquellos que participan en misiones internacionales. Además, se ha comprometido a continuar con un aumento "progresivo" del presupuesto de defensa conforme a los compromisos con los socios y el fortalecimiento de las capacidades españolas.

En este punto, ha apostado por el impulso de "una auténtica cultura de la seguridad nacional" para implicar a la sociedad en la defensa "como tarea colectiva y elemento de cohesión cívica".

También ha abogado por la no proliferación de armas de destrucción masiva o el ciberespacio y ha subrayado su compromiso en la lucha contra el terrorismo y la radicalización violenta.

"Tenemos ante nosotros un tiempo apasionante. Un tiempo que figurará en los libros de historia porque supone un instante único en el progreso de la humanidad. De nosotros depende que este sea en España un tiempo donde la esperanza venza a frustración", ha emplazado a la Cámara.