Sequía.- UDC vería una "frivolidad" que no se hiciera la tubería tras haber generado enfrentamiento territorial

Actualizado 19/05/2008 15:52:12 CET

BARCELONA, 19 May. (EUROPA PRESS) -

El secretario general de UDC, Josep Maria Pelegrí, consideró hoy que sería una "frivolidad" que no se acabara construyendo la prolongación hasta Barcelona del minitrasvase del Ebro a Tarragona después de que el Gobierno y la Generalitat hayan generado "enfrentamiento" entre territorios en Catalunya y también con otras comunidades.

Tras conocer las declaraciones de la ministra de Medio Ambiente, Rural y Marino, Elena Espinosa, en las que apuntó que la conducción "no tendría razón de ser" si los embalses alcanzan el "mínimo necesario" para abastecer a la población, Pelegrí subrayó que "no hay ninguna razón que justifique no acometer esta infraestructura".

Justificó su necesidad por la emergencia, remarcando que "por mucho que suban los embalses también pueden bajar", pero también por la exigencia de encontrar una solución "de país" para el futuro. "No tiene que ser solamente una obra que se quede en la inmediatez, tiene que ser una obra de futuro", argumentó.

Por otro lado, y después de la manifestación de ayer en Terres de l'Ebre en contra del minitrasvase, el secretario general de UDC dijo entender "perfectamente el sentimiento de enfado, rechazo, engaño y estafa" que tienen los ciudadanos de la zona después de que PSC, ERC e ICV-EUiA firmaran el Compromiso por el Ebro --en contra de cualquier trasvase-- y ahora lleven a cabo la interconexión de redes.

"La frivolidad y la demagogia con la que se actuó hace unos años ahora se vuelve en su contra", señaló Pelegrí, que añadió que las "tormentas" que ahora se producen "son fruto de los vientos que (el tripartito) sembró en 2003".

El líder democristiano volvió a pedir diálogo con el territorio y reprochó al Govern que con su política sobre agua esté promoviendo la "deconstrucción del país", pues, a su juicio, los socios están promoviendo el "desequilibrio territorial, el conflicto y las divisiones" en una política que calificó de "perversa".