El Supremo absuelve a un hombre acusado de intentar quemar viva a su ex novia, aunque le envía a un psiquiátrico

Actualizado 06/07/2013 13:01:20 CET
Fachada del Tribunal Supremo
EUROPA PRESS

El hombre prendió fuego a la habitación en la que dormía la mujer, que sufrió lesiones leves y renunció a ser indemnizada

MADRID, 6 Jul. (EUROPA PRESS) -

El Tribunal Supremo ha absuelto a un hombre acusado de prender fuego a su domicilio mientras dormía su ex pareja, aunque mantiene la medida de seguridad dictada por la Audiencia Provincial de Málaga para que ingrese en un centro psiquiátrico.

La Sala de lo Penal ha estimado el recurso de J.R. contra la sentencia dictada por la Audiencia de Málaga en julio de 2012 en la que se le condenaba a 17 años de internamiento en un psiquiátrico por un intento de homicidio, un delito de incendio y otro de atentado contra la autoridad, si bien apreciaba la eximente completa de enajenación mental.

Ahora el alto tribunal exonera al recurrente de responsabilidad penal al concurrir la eximente de alteración mental y mantiene los demás extremos del fallo en tanto que imponen las correspondientes medidas de seguridad, las cuales, añade, podrán ser revisadas en función de la evolución del acusado.

La sentencia, de la que ha sido ponente el magistrado Julián Sánchez Melgar, explica que si se considera al recurrente inimputable a efectos de responsabilidad penal y se impone su internamiento en un centro psiquiátrico por su peligrosidad, debe ser absuelto de tales delitos.

PUÑETAZO DURANTE SU DETENCIÓN

Los hechos enjuiciados se remontan al 25 de agosto de 2010, cuando el acusado roció el colchón, la almohada y el armario de la habitación en la que dormía su ex pareja con una sustancia acelerante de la combustión, prendió fuego y cerró la puerta para que la mujer no pudiera escapar.

Las llamas quemaron la habitación de la mujer y el resto de la vivienda resultó dañada por el fuego, el humor y el calor, además de poner en peligro a vecinos y los viandantes.

Cuando llegaron los agentes de la Policía local, el acusado se negó a salir mientras gritaba "Aquí no entra nadie, es mi casa" y "Aquí morimos todos". Al ser detenido, llegó a dar un puñetazo y un empujón a un agente causándole una contusión facial y una contractura muscular en la espalda.

La mujer sufrió lesiones leves por inhalación de humo, que sanaron tras una primera asistencia facultativa, y renunció a la indemnización que pudiera corresponderle.