Todos los grupos del Congreso, salvo el PP, piden por carta a Marín que convoque una cita para desbloquear el Reglamento

Actualizado 01/08/2007 21:53:26 CET

La reforma reglamentaria encalló hace dos años por el uso de las lenguas cooficiales en la Cámara

(((((AMPLIACION)))))

MADRID, 1 Ago. (EUROPA PRESS) -

Todos los grupos parlamentarios del Congreso, menos el PP, han dirigido una carta al presidente de la Cámara Baja, Manuel Marín, en la que le solicitan que en septiembre, cuando se reanude el periodo ordinario de sesiones, convoque una reunión de la Comisión de Reglamento para desbloquear la reforma de esta norma, vigente desde 1982.

Así lo adelantó a Europa Press el portavoz parlamentario del Grupo Socialista, Diego López Garrido, que estos últimos días ha mantenido contactos con los distintos portavoces parlamentarios para desbloquear la reforma del Reglamento del Congreso y poder aprobarla antes de que termine la legislatura.

López Garrido considera que aún hay "tiempo de sobra" para aprobar unas nuevas normas de funcionamiento de la Cámara Baja, máxime si se tienen en cuenta "los acuerdos y consensos" alcanzados en los últimos años en apartados importantes como el reforzamiento del control parlamentario, la agilización de los debates plenarios o la creación de una Oficina Presupuestaria.

Pese a que el PSOE y el PP suscribieron un documento conjunto con los diez ejes principales de la reforma del Reglamento del Congreso, el acuerdo definitivo nunca llegó a concretarse. Los trabajos encallaron definitivamente en julio de 2005, en una reunión en el Parador de Sigüenza (Guadalajara), por la falta de acuerdo en la regulación del uso de las lenguas cooficiales en la Cámara Baja, una reivindicación de los grupos minoritarios (ERC, CiU, IU-ICV y Grupo Mixto) a lo largo de toda la legislatura.

Los 'populares' se han negado de plano desde el primer momento a permitir el uso del catalán, el euskera o el gallego en el Congreso y los socialistas han intentado sin éxito acercar posiciones con las minorías en materia lingüística.

EMPEÑO DE MARIN EN APROBARLO.

Durante todo este tiempo, el presidente del Congreso no ha cejado en su empeño de aprobar una reforma y, de hecho, en numerosas ocasiones ha pedido a los portavoces parlamentarios que busquen consensos para poder aprobar un nuevo Reglamento, una de sus principales promesas de esta legislatura junto a la modernización tecnológica.

Eso sí, este último intento de desbloquear las negociaciones se producirá sin una de sus principales valedoras, Carme Chacón, que mientras fue vicepresidenta primera del Congreso estuvo coordinando los trabajos de la ponencia parlamentaria y que ahora ha abandonado la Cámara tras ser nombrada ministra de Vivienda.

Aunque los socialistas y todas las minorías sumarían votos suficientes para sacar adelante la reforma en el Congreso, el PSOE es consciente de que esta norma es uno de las reglas de juego del sistema parlamentario, que aconseja el concurso del primer partido de la oposición.

En cualquier caso, el PSOE también culminó la reforma de la Ley de Financiación de Partidos, otro de los pilares del sistema democrático, pese a la oposición del Grupo Popular. De hecho, algunas minorías reclamaron a los socialistas la reforma del Reglamento de la Cámara sin el PP.

López Garrido quiere hacer un intento antes de que acabe la legislatura, contando con el PP. Con este propósito, los seis grupos han dirigido una carta a Marín para que convoque una reunión al inicio del nuevo periodo de sesiones y acelerar la tramitación del Reglamento, que entraría en vigor en la próxima legislatura.