Actualizado 19/04/2007 12:53 CET

TSJPV.- Otegi y Etxeberria llegan al Palacio de Justicia apoyados por militantes de la izquierda abertzale

BILBAO, 19 Abr. (EUROPA PRESS) -

Los representantes de Batasuna Arnaldo Otegi y Rufi Etxeberria llegaron al Palacio de Justicia de Bilbao a las diez y media de la mañana, con retraso sobre la hora prevista por el atasco que afecta desde primera hora de la mañana a las carreteras de acceso a Bilbao.

En la sede judicial les esperaban militantes de la izquierda abertzale para arroparles durante su comparecencia ante el TSJPV para declarar como imputados por supuesta desobediencia, al haberse reunido con los dirigentes del PSE-EE Patxi López y Rodolfo Ares el 6 de julio del pasado año en San Sebastián.

Otegi había sido citado a las diez de la mañana por Roberto Sáiz, instructor de la causa -que fue acumulada a la abierta contra el lehendakari, Juan José Ibarretxe-, pero, debido al colapso de las carreteras, no ha llegado hasta las diez y media.

Junto a Otegi y Etxeberria, también deberá declarar Olatz Dañobeitia, que llegó previamente en un furgón policial procedente de la cárcel de Nanclares de la Oca. Dañobeitia pasó la noche en la prisión alavesa, a donde fue trasladada desde una cárcel de Pontevedra, donde cumple condena por su pertenencia a Segi.

Tras la declaración de Otegi, estaba prevista la declaración de Rufi Etxeberria y, posteriormente, la de Olatz Dañobeitia. Tras ellos, comparecerán el líder de los socialistas vascos, Patxi López, y el dirigente Rodolfo Ares.

A ambos se les atribuye haber sido cooperadores necesarios para la consecución de un supuesto delito de desobediencia. López y Ares acudirán a la sede judicial acompañados de familiares, amigos y compañeros y lo harán "con serenidad y respeto a la Justicia".

Durante el interrogatorio, -en el que también estarán presentes, además del juez instructor, la fiscal jefe del TSJPV, María Angeles Montes, y los representantes del Foro Ermua y de la asociación Dignidad y Justicia-, los representantes del PSE-EE defenderán su inocencia y afirmarán que se reunieron "con la izquierda abertzale" para pedirle que se alejara de la violencia y avanzara "en el camino hacia su legalización".