Actualizado 27/06/2007 20:42 CET

UE.- La Presidencia portuguesa quiere aprobar un nuevo Tratado Europeo lo "más deprisa posible"

LISBOA, 27 Jun. (de la corresponsal de EUROPA PRESS, Patricia Ferro) -

El primer ministro portugués, José Sócrates, afirmó hoy ante el Parlamento luso que el objetivo de la Presidencia portuguesa del Consejo Europeo, que comienza el domingo, será aprobar un nuevo Tratado "lo más deprisa posible", para lo cual ha convocado para el próximo 23 de julio la conferencia intergubernamental, que se celebrará al margen del Consejo de Ministros de Asuntos Exteriores.

Sócrates indicó que el nuevo Tratado de la Unión Europea (UE) "será un tratado internacional más, sin naturaleza constitucional, que preservará el equilibrio institucional anteriormente acordado y que no pretende sustituir en bloque los tratados ya en vigor".

"Nuestro objetivo es claro: no perder la dinámica del acuerdo alcanzado en Bruselas, en la madrugada del sábado, y aprobar lo más deprisa posible un nuevo tratado para la UE", defendió el primer ministro en el debate mensual del Parlamento luso dedicado a la agenda de la Presidencia portuguesa.

"Estamos preparados para conducir los trabajos de la conferencia intergubernamental a modo de obtener un nuevo tratado para Europa, a la altura de los nuevos tiempos", afirmó.

El primer ministro definió los tres ejes de la presidencia portuguesa: la reforma del tratado, un nuevo impulso de la estrategia de Lisboa y el refuerzo del papel de Europa en el mundo.

En referencia al nuevo Tratado, Sócrates destacó que el mandato que ha recibido la Presidencia portuguesa "introduce un cambio muy relevante", una vez que, en su opinión, "ha cambiado la naturaleza del tratado que será objeto de negociación" y "se abandonó la perspectiva de adoptar un tratado constitucional y se retoma la tradición de las enmiendas a los tratados ya existentes".

Se trata, dijo, "de un mecanismo de naturaleza preventiva, que prevé que, cuando la mitad de los parlamentos nacionales susciten objeciones a una iniciativa de la Comisión con fundamento en la violación del principio de la subsidiariedad, lo que obligará al Consejo y al Parlamento Europeo a deliberar de forma expresa sobre esa propuesta".

Esto, apuntó, "refuerza el papel de los parlamentos nacionales en el control del respeto por el principio de subsidiariedad por parte de las instituciones europeas".

NUEVO CICLO DE LA AGENDA DE LISBOA

El segundo eje de la Presidencia lusa será contribuir "activamente" para un nuevo ciclo de la Agenda de Lisboa, que será aprobada en la primavera de 2008 durante la presidencia eslovena. "Estará de nuevo en centro de nuestras preocupaciones", indicó.

Durante este segundo semestre de 2007 será lanzado un debate sobre "un plan de acción tecnológico en materia de energía, con especial atención para la eficiencia energética", indicó el primer ministro luso, que también señaló el protocolo de Kioto, la escasez del agua y la construcción de una política marítima común europea como prioridades.

En opinión de Sócrates ha llegado el momento de debatir sobre "las mejores formas de coordinación de las políticas de empleo, con el objetivo de potenciar la creación de puestos de trabajo sustentables en el actual escenario de competición global".

MAYOR PRESENCIA INTERNACIONAL

El tercer eje de la Presidencia portuguesa será lograr que Europa tenga mayor presencia e influencia en la política internacional. En ese sentido, Sócrates aseguró que hay tres iniciativas en las que Portugal quiere dejar su marca: la Cumbre con Brasil, el próximo 4 de julio, la cumbre con África, en diciembre, y las conferencias euromediterráneas.

En referencia a Brasil, Sócrates señaló que esa cumbre "dará coherencia a la política europea de relaciones con las potencias emergentes. Respecto a África, el jefe del Ejecutivo luso indicó que "es necesario superar la laguna de siete años en las relaciones institucionales entre los dos continentes" por ello esa cumbre tiene como objetivo colaborar en el desarrollo sustentable, la paz y los flujos migratorios, entre otros asuntos.

El primer ministro indicó que "somos conscientes que vivimos un momento delicado en la coyuntura internacional", y se refirió al futuro de Kosovo, a la situación en Darfur y el tema nuclear con Irán, entre otros asuntos. Sin embargo, dijo, "estamos preparados" y además, "contamos con el apoyo" de la Comisión, del Parlamento Europeo, de los portugueses y del Alto Representante de la Política Exterior de la UE.

Sócrates también indicó que darán prioridad a la cooperación judicial y policial en la lucha contra el terrorismo y el crimen organizado. Así como a las cumbres que se realizarán entre la UE y China, India, Rusia y Ucrania.

REFERÉNDUM PARA RATIFICAR EL TRATADO

Durante su intervención en el Parlamento, el primer ministro recibió el apoyo del principal partido de la oposición, el PSD, de centro-derecha, en lo que se refiere a la agenda del gobierno para la presidencia portuguesa. Sin embargo, exigieron al gobierno un compromiso de que el nuevo Tratado europeo será ratificado por referéndum, una postura compartida por los comunistas y Bloco de Esquerda. Los populares esperarán a conocer el contenido de Tratado para posicionarse sobre como deberá ser ratificado.

Sócrates negó haber asumido cualquier compromiso con el resto de los líderes europeos para ratificar sin realizar un referéndum y consideró que hablar de consulta popular sin conocer el contenido final del tratado es "una posición política absurda", concluyó.