Actualizado 20/08/2007 20:55 CET

El vicesecretario del PP balear cree un error hablar de bicefalia en el partido y evita postularse sucesor de Matas

PALMA DE MALLORCA, 20 Ago. (EUROPA PRESS) -

El vicesecretario regional del PP en Baleares, Jaume Font, considera un "error" hablar de bicefalia en la dirección del partido y evitó hoy postularse como sucesor de Jaume Matas tras su dimisión después de las elecciones del 27 de mayo.

El dirigente 'popular' afirmó que, aunque respeta la libertad del portavoz del partido, Miquel Ramis, que apostó por "redefinir la hoja de ruta del partido" para poner fin a la "bicefalia" en la dirección del PP. A su entender, ésta es una postura "errónea" que, además, él no comparte. "Este trabajo no es el que toca ahora", enfatizó en rueda de prensa.

Preguntado por el futuro a corto plazo de su partido, Font respaldó la línea oficial y abogó por esperar hasta el Congreso de octubre de 2008 para decidir quién sustituirá al todavía presidente Jaume Matas. "Tenemos un partido superestructurado, en el que cada cosa funciona cuando ha de funcionar", dijo.

"Hay gente capacitada en el partido para asumir ese cargo pero no hay ansiedad por acelerar el proceso. La actual dirección del PP sólo debe ocuparse de trabajar a tope y para ello tenemos una líder que es Rosa Estaràs, una persona preparada, respetada y con autoridad suficiente para llevar este barco a puerto perfectamente", añadió.

Acerca de la posibilidad de entrar él mismo en la carrera de la sucesión, afirmó que no se ha planteado esa opción porque "no es el momento". "Cuando se abra el proceso de congresos, habrá ocasión de que quien quiera ser candidato se presente. Mientras tanto, nuestros objetivos son controlar al Govern de Francesc Antich y ganar las próximas elecciones generales", aseveró.

En este sentido, además, llamó la atención sobre el peligro de caer en un centralismo dentro del PP, dando por hecho que ha de ser el partido desde Mallorca el que decida el futuro de la formación. "A veces los mallorquines pensamos que lo hemos de arreglar todo y ejercemos un centralismo que no toca. Este tema se abordará en coordinación con el resto de islas, que tendrán mucho que decir", añadió.