Actualizado 28/01/2007 16:19 CET

Zapatero anuncia 4.000 millones para el Fondo de Reserva y pide a los suyos "ejemplo" con la vista puesta en 2008

Recalca que es "la oposición" y no la Legislatura la que está "agotada" y llama a llegar a la "última página" del programa

((AMPLIACIÓN))

ALBACETE, 28 Ene. (EUROPA PRESS) -

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, aseguró hoy en un acto de partido en Albacete que en el segundo Consejo de Ministros del mes de febrero se dará una nueva dotación, por 4.000 millones, al Fondo de Reserva de la Seguridad Social. "Vamos a llegar a los 40.000 millones", dijo Zapatero, quien, con la vista puesta en las municipales y en las autonómicas, pero también en las generales de 2008, pidió a los suyos "ejemplo de comportamiento".

En el polideportivo Feria de esta ciudad y ante unas 4.000 personas, Zapatero resaltó que la derecha "pone el tono muy alto" y que por eso "no le interesa a la gente". Por ello, pidió a los suyos que den "ejemplo de comportamiento responsable", poniendo el interés "general y el de España" por delante "del partidista". "Y ya veremos todos --pronosticó--. En el momento decisivo, ya hablará el pueblo español en las urnas".

Dejó claro que la ansiedad, "en todo" es "una mala compañía" y mucho "peor" en política. "A algunos se les nota la ansiedad y van a tener que hacer un esfuerzo enorme por llegar al momento en que tendremos que votar todos, decidir y mirar al futuro. Y será el momento del PSOE", auguró.

LO QUE MÁS AGOTA: DESCALIFICAR Y CRISPAR.

En clave electoral, comenzó su intervención trasladando su convencimiento y "seguridad" de que los socialistas ganarán las elecciones municipales y autonómicas y también, las generales de 2008. "Bien es verdad que la derecha y algunos de esos que les apoyan han venido diciendo que la Legislatura estaba agotada", recalcó el presidente mientras que el auditorio le gritaba 'a por ellos' o 'tienen miedo'. Para Zapatero, no es la Legislatura la agotada, sino "la oposición, de tanto insultar".

El presidente aseveró que "lo que más agota en democracia es descalificar, crispar y no presentar ni unas sola idea ni proyecto a este pueblo que quiere futuro, respeto y entendimiento". "Tenemos una tarea importante por hacer, como la que hemos venido haciendo tres años", le indicó al auditorio. Así, resaltó que los ciudadanos la valoran y saben las señas de identidad del PSOE, los objetivos y la forma de llevarlos adelante.

Como ejemplo de estas señas puso su primera decisión, la retirada de las tropas de Irak, la de estar "lejos" de quienes procuran "la guerra; así como una de las últimas, la del Plan de cooperación de ayuda al desarrollo que aprobó el Consejo de Ministros el pasado viernes, esto es, la de estar "cerca de la gente que necesita salir de la miseria". "Así es como quieren los españoles que se conozca el nombre de España en el mundo, como un país solidario, de Justicia y de paz", enfatizó.

EL MILAGRO, LOS ESPAÑOLES.

Con la vista puesta en las generales de 2008, Zapatero llamó a llevar adelante el programa electoral socialista y llegar a su "última página" para, en la citada fecha, mostrar un país mejor y pedir el respaldo de los ciudadanos "para un nuevo tiempo de progreso" que, dijo, se puede "y debe ganar a partir de 2008". Ello, insistió, pese a que "algunos" --en clara alusión al PP--, digan que la "Legislatura está agotada".

Ésta, expuso, es la Legislatura de los "ciudadanos" y del "progreso de España". Se refirió a los datos de paro conocidos el pasado viernes y, en tono de burla, se preguntó qué hubiera dicho la "derecha" si hubiera llegado "a la cifra histórica de 20 millones de españoles trabajando". En ese punto, recordó que el ex presidente José María Aznar llegó a decir "el milagro soy yo". "No, no", remarcó Zapatero, que aseguró que "el milagro", son "los trabajadores españoles".

Se felicitó de la puesta en marcha de la Ley de Autonomía Personal y de Dependencia, agradeció la tarea de los sindicatos y destacó el propósito del Ejecutivo de aprobar una nueva estrategia para la "siniestralidad laboral". Asimismo, señaló que en primavera estará en vigor la Ley de Igualdad y apuntó una próxima norma para los docentes no universitarios. También incidió, en el capítulo de la inmigración, en la necesidad de respetar la Ley.

ESCUCHAR A LA GENTE

"Este es el país que tenemos por delante, un país moderno, solidario, en una España fuerte, porque es fuerte quien crece, quien no tiene dudas sobre la identidad", señaló Zapatero, que dejó claro que para ese horizonte "lo mejor es la ciudadanía", la gente "común que escucha, nos mira" y a la que hay que los socialistas deben "escuchar cada día".

"Merece la pena escuchar mucho más a los ciudadanos que otras cosas", dijo con ironía el presidente, que enfatizó que el horizonte sólo tiene palabras "que dicen futuro, progreso, igualdad, mejora social, más justicia y que debe decir también paz". Zapatero expuso entonces que su partido, el PSOE, es el de "la ciudadanía, el de la igualdad de derechos y el de los grandes objetivos y ambiciones". "El de llevar a España al mejor momento de la historia", zanjó.

BARREDA Y LOS CONDUCTORES.

De su parte, el presidente castellano-manchego, José María Barreda, se quejó de que a veces hay "demasiada crispación" y llamó a no inducir "lo más mínimo" ningún planteamiento "cainita ni fratricida" porque se acaba influyendo en la población. En ese momento, realizó una comparación entre dos conductores, el "tranquilo", en referencia a Zapatero, y el "de la bronca", al que acaban "quitándole los puntos".

"El conductor de la bronca, no hace falta que lo diga", señaló entre los aplausos del auditorio al referirse, sin citarle, al líder del PP, Mariano Rajoy. En el mitin también estuvieron presentes el secretario de Estado de Defensa, Francisco Pardo, y el de Comunicación, Fernando Moraleda. No se vio, sin embargo, al ex presidente castellano manchego y ex ministro, José Bono.