Actualizado 10/11/2007 16:39 CET

Zapatero dice que sabe "muy bien" lo que piensa Montilla y apuesta por impulsar el "liderazgo" económico de Cataluña

SANTIAGO DE CHILE, 10 Nov. (EUROPA PRESS) -

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, aseguró hoy que sabe "muy bien lo que piensa" el presidente de la Generalitat, José Montilla, así como el "análisis que hace de la situación política que se vive en Cataluña" y recalcó su compromiso con el impulso de la "posición de liderazgo" de Cataluña en la economía española.

En rueda de prensa en Santiago de Chile al término de la XVII Cumbre de mandatarios iberoamericanos, Zapatero trató de restar importancia a las declaraciones de Montilla del pasado miércoles, en las que advirtió de que hay un "desapego creciente" de la sociedad catalana al proyecto de España y emplazó a las administraciones a realizar un "trabajo leal" para remediar esta situación.

Zapatero, que dijo no haber leído el discurso de su compañero de partido, insistió en que ante la tarea de realizar un proyecto de desarrollo del Estatut, como exigió Montilla, y una "gran transformación" de infraestructuras "después de años de retraso", es imprescindible adoptar una perspectiva de "luces largas" y no detenerse "en el comentario de cada día".

El presidente aseguró que el Gobierno que preside "tiene un compromiso con un impulso económico y de infraestructuras" que mantenga e incremente la "posición de liderazgo" de Cataluña en el progreso económico de España y aseguró que los problemas concretos que se han registrado vienen "precisamente por invertir" en un esfuerzo que, a su juicio, sólo tiene precedente en el año 1992.

MENOS DE DOS AÑOS PARA LA TRANSFORMACIÓN DE CATALUÑA.

A su juicio, cuando concluyan las obras de AVE y la "renovación" de Cercanías, junto a las obras de el aeropuerto de El Prat y las mejoras en carreteras, Cataluña será una de las comunidades españolas que cuente con las mejores dotaciones de infraestructuras y contará gracias a su situación geográfica, "con las mejores oportunidades de progreso y desarrollo".

El presidente insistió en que "queda muy poco tiempo" para que este proceso culmine, "apenas menos de dos años", y tenga una plasmación en la "mejora generalizada" en transporte y comunicaciones que podrán notar todos los catalanes en su vida cotidiana.