Actualizado 08/01/2007 21:36 CET

Zapatero subraya ante el PSOE que la paz es su empeño y que la política es fundamental para acabar con el terrorismo

MADRID, 8 Ene. (EUROPA PRESS) -

El presidente del Gobierno y secretario general del PSOE, José Luis Rodríguez Zapatero, enfatizó hoy ante la dirección federal del partido que seguirá luchando por la paz porque debe ser el empeño de cualquier Ejecutivo. Según indicaron a Europa Press fuentes socialistas, Zapatero dejó claro que, para acabar con el terrorismo, la política juega un papel fundamental y llamó a la Ejecutiva socialista, en la que no hubo autocrítica, a trabajar por la unidad de las fuerzas políticas, incluyendo al PP.

Como ya augurara el pasado sábado durante la celebración de la Pascua Militar el propio presidente del Gobierno, Blanco señaló, tanto a puerta cerrada ante sus compañeros de 'filas' como en rueda de prensa ante los periodistas, que creía que sus afirmaciones apelando a la autocrítica y señalando que había habido un problema de información habían sido "malinterpretadas".

Siguiendo este parámetro, no hubo autocrítica en el seno de la dirección socialista y, según las fuentes consultadas, todos entienden que el presidente ha hecho lo que debía. Zapatero defendió así ante los suyos que la paz sigue siendo su "propósito" y que ésta tarea "noble", a la que debe aspirar una sociedad, ha sido y es su empeño y debe ser el de cualquier Gobierno.

En el entendido de que, tras el atentado de Barajas, no cabe seguir con el diálogo porque ETA inició el proceso y lo ha roto la banda terrorista, Zapatero quiso dejar claro que, sin cejar en la actuación de policías y jueces, la política juega un papel fundamental si se quiere acabar con el terrorismo.

Así, los mensajes que quedaron claros entre los dirigentes socialistas en la reunión de hoy --en los que hubo muchas intervenciones-- fueron los de que es ETA quien ha roto, que Batasuna ha fracasado y que hay que seguir apelando a la unidad y al diálogo de las fuerzas democráticas.

En este sentido, Zapatero --que hizo referencia a anteriores procesos de paz y a cuáles fueron las actitudes de los partidos--, demandó a los socialistas que trabajen para conseguir la unidad y por que el PP esté con el resto de fuerzas políticas en la lucha antiterrorista, aunque desde el PSOE se reconozca que esta tarea no es fácil. A este hecho también aludió en su intervención el portavoz parlamentario socialista, Diego López Garrido.

Asistentes a la reunión insisten, asimismo, en que por primera vez un Gobierno no cuenta con el apoyo del primer partido de la oposición. En la Comisión Ejecutiva Federal sus dirigentes también comentaron la a su juicio paradoja que supone que, de todas las manifestaciones que ha habido en Madrid contra el terrorismo, la del sábado próximo sea la primera que tiene un eslogan claro contra ETA.

INTERVENCIÓN DE IBARRA

Durante la reunión de la Ejecutiva, el presidente extremeño, Juan Carlos Rodríguez Ibarra, subrayó su apoyo al Gobierno. El histórico dirigente socialista se refirió al hecho de que Zapatero haya decidido acudir al Pleno del Congreso de los Diputados después de que lo haya pedido el PP.

Así, según las fuentes consultadas, Ibarra le vino a decir a Zapatero que será la primera vez que un presidente del Gobierno comparece en el Congreso después de un atentado, que también es nuevo que la oposición lo reclame y que, con su decisión de acudir al Pleno, demuestra mucha convicción democrática.

Pero el presidente extremeño también le dio a entender a Zapatero que si va a la Cámara es porque quiere, ya que también tendría unas bases muy sólidas la opción de no acudir, puesto que siempre se ha sostenido que los terroristas no pueden marcar la agenda del Gobierno. Con esta tesis, llegó a decir que si el PP reclama firmeza, a lo mejor sería bueno cambiar de estrategia, dando a entender que, si Zapatero decidiera no acudir al Congreso, su postura también sería impecable.

Por su lado, el dirigente socialista vasco Rodolfo Ares explicó ante los suyos por qué el PSE ha aceptado acudir a la concentración impulsada por el lehendakari, Juan José Ibarretxe, y que lleva por lema 'Por la paz y el diálogo'. Así, expuso al resto de miembros de la Ejecutiva Federal que aunque las formas no fueran las adecuadas, el objetivo de unidad es prioritario.

De su parte, el ministro de Justicia, Juan Fernando López Aguilar, defendió que el terrorismo es un tema de Estado y que, como tal, el Gobierno debe llevar la iniciativa. En ese sentido, y en alusión al PP, remarcó que el Acuerdo por las Libertades y contra el Terrorismo prevé que quien dirige la política antiterrorista es el Ejecutivo y que este asunto no debe ser objeto de juego político.

Aunque en un principio Zapatero tenía previsto almorzar con la Comisión Ejecutiva Federal dentro de la tradicional cita que el presidente mantiene con la dirección de su partido a principios de año, el secretario general del PSOE no comió con el resto de dirigentes del partido, dado que a la una de la tarde estaba citado en La Moncloa con el líder del PP, Mariano Rajoy.