Actualizado 30/05/2008 14:03 CET

Zarrías anuncia la aprobación en el próximo Consejo de Gobierno de medidas de apoyo específico para la construcción

Hispalyt espera una "revitalización" del sector inmobiliario a partir del próximo año

CÓRDOBA, 30 May. (EUROPA PRESS) -

El vicepresidente primero y consejero de Presidencia de la Junta de Andalucía, Gaspar Zarrías, anunció hoy en Córdoba la aprobación, en el próximo Consejo de Gobierno, de "medidas de reactivación económica" para paliar la crisis que sufre el sector de la construcción y aquellos que dependen de éste.

En declaraciones a los periodistas, Zarrías, que inauguró hoy en Córdoba las XXXVII Jornadas de la Asociación Española de Fabricantes de Ladrillos y Tejas (Hispalyt), de la que recibió la Distinción de Honor y el Ladrillo de Oro, por su contribución al desarrollo de la industria cerámica estructural, explicó que, "como consecuencia de la caída del sector de la construcción" se ven afectados otros sectores, como el de la fabricación de ladrillos, a pesar de que "ha innovado mucho en los últimos tiempos, para que los procesos productivos sean más rentables, lo que no le evita estar sufriendo un momento muy difícil".

Pero es que también, según subrayó Zarrías, se ven afectados otros sectores que están relacionados con la construcción de viviendas, "como los de carpintería, fontanería e incluso el de electrodomésticos", por eso el Consejo de Gobierno de la Junta de Andalucía, a celebrar el próximo martes en Almería, "se centrará en una serie de medidas importantes de reactivación de carácter económico, que van dirigidas directamente al sector de la construcción en una doble vertiente".

"La primera --detalló Zarrías-- en aquello que significa poner en carga un número muy importante de viviendas", que cumplan los requisitos para ser "viviendas a precio tasado, facilitando así el acceso a las mismas a los jóvenes, que tienen más dificultad para hacerse con una vivienda propia, y en segundo lugar, la construcción de esas viviendas de protección oficial (VPO) permitirá que el sector de la construcción y también el del ladrillo y la cerámica puedan seguir produciendo, manteniendo el empleo y sosteniéndose en un momento en el que la caída (en las ventas) de vivienda libre es muy significativa".

El consejero de Presidencia destacó que éstas medidas, "junto con el Plan Concertado de la Vivienda 2008-2012 que pretendemos aprobar en junio, permitirá insuflar al sector de la construcción un número muy importante de millones de euros, con los que, desde lo público, paliar la crisis que vive, que evidentemente es profunda".

Precisamente, durante su intervención en las citadas Jornadas de Hispalyt, Zarrías indicó que el mencionado Plan Concertado de la Vivienda "establece una inversión de 11.000 millones de euros, frente a los 8.500 del plan anterior", de tal forma que, "por cada euro público que se va a invertir en este plan se van a generar tres euros de la iniciativa privada", siendo el objetivo de la Junta que se construyan "100.000 viviendas protegidas para venta y alquiler, y rehabilitar otras 100.000 viviendas".

Además, este nuevo Plan de Vivienda "prevé poner suelo patrimonio de la Junta a disposición de los promotores privados para construir unas 14.000 viviendas de VPO, lo que va a generar 15.000 puestos de trabajo", a lo que se unirá, según resaltó Zarrías, que en el próximo Consejo de Gobierno, entre las ya indicadas medidas de apoyo directo al sector de la construcción, se incluye la aprobación de "un nuevo volumen de licitación pública, por valor de 700 millones de euros", que se suman a los "1.761,4 millones de euros en licitación pública" que se ha licitado ya por la Junta en el primer trimestre del año.

JORNADAS DE HISPALYT.

Por lo que se refiere a las Jornadas de Hispalyt que hoy inauguró Zarrías junto con el presidente de la citada Asociación Española de Fabricantes de Ladrillos y Tejas, Noé Román, el cambio de ciclo del sector inmobiliario y la apuesta por la innovación de la industria cerámica centrarán el interés de las ponencias programadas por Hispalyt, asociación que agrupa a más de 250 empresas de toda España, cuyos representantes toman parte hoy en las jornadas y también en la Asamblea General de Hispalyt.

La plantilla media en estas empresas es de 33 personas y la producción media anual por trabajador se sitúa en torno a las 2.200 toneladas. El volumen medio de negocio es de 3,43 millones de euros y el 95 por ciento de las empresas dispone de un único centro de producción, teniendo, en su totalidad, titularidad cien por cien española.

El encuentro de Córdoba pretende ser una plataforma para el intercambio de ideas sobre los principales retos de la industria cerámica estructural en España, donde Andalucía es la segunda comunidad autónoma en el ranking de producción de ladrillos y tejas, por detrás de Castilla-La Mancha. La ciudad de Bailén (Jaén) es el principal centro productivo andaluz y en ella se ubica, precisamente, el Centro Tecnológico de la Cerámica de Andalucía.

Las empresas y ponentes que participan en las jornadas aportarán su visión sobre la actualidad del sector cerámico y sobre aspectos concretos que afectan al mismo, como los ya indicados, y también sobre el control de calidad de los productos, el ahorro energético y las soluciones cerámicas para el cumplimiento del Código Técnico de la Edificación, que prima el uso del ladrillo en la construcción frente a otros materiales.

PANORAMA DEL LADRILLO.

Según Hispalyt, la situación del sector inmobiliario en España, igual que en otros países vecinos, pasa por una desaceleración que influye, en mayor o menor medida, en todos los actores que intervienen, y "aunque en España la falta de crecimiento tiene una incidencia mayor que en el resto de países europeos, diferentes índices y perspectivas muestran una posible revitalización de cara al próximo año".

Sin disponer de los datos definitivos de balance del ejercicio 2007, la previsión de Hispalyt es que "la producción se mantendrá en un crecimiento cero respecto a 2006, año en el que se alcanzó un récord histórico en la industria, tanto en volumen de negocio como de fabricación". En este último caso con una producción de 30 millones de toneladas métricas de ladrillos y tejas, lo que colocó a España como primer productor europeo de estos materiales.

Para Hispalyt, "la industria debe adaptarse a la demanda de un mercado que presenta síntomas de desaceleración" y, para ello, "la normalización de la actividad industrial se puede llevar a cabo de diversas maneras, y desde la organización se trabaja en la aplicación de medidas concretas para conseguirlo".

A día de hoy, la industria cerámica estructural analiza la evolución del mercado residencial, del que es uno de los principales proveedores, sin adelantar valoraciones o previsiones de futuro, pero siendo consciente que se ha iniciado un cambio de ciclo.

Para afrontar este nuevo entorno, la industria se ha preparado para seguir siendo competitiva a través del lanzamiento de productos y sistemas innovadores, con la reducción de costes productivos y con incremento de la eficiencia energética en las plantas de fabricación. Así Hispalyt continuará "mejorando en todos estos aspectos claves que garantizan la competitividad del sector, con un alto compromiso medioambiental".

Al mismo tiempo, "la industria cerámica estructural está impulsando su presencia internacional, que se materializa en un importante esfuerzo exportador". Los materiales que mayor presencia tienen en los mercados internacionales son los que aportan un valor estético añadido como, por ejemplo, el adoquín cerámico, las tejas y el ladrillo cara vista. Las cifras de exportación actuales se sitúan en torno al tres y el cinco por ciento del total de la producción y se prevé que el volumen siga creciendo en los próximos años a pesar del elevado coste del transporte.

(EUROPA PRESS)