3 de junio de 2020
 
Publicado 05/02/2020 19:03:04 +01:00CET

Cerca de 200 profesionales se forman en la experiencia finlandesa de intervención social

La consejera de Derechos Sociales, Mª Carmen Maeztu, interviene en el seminario sobre la experiencia finlandesa de intervención social
La consejera de Derechos Sociales, Mª Carmen Maeztu, interviene en el seminario sobre la experiencia finlandesa de intervención social - GOBIERNO DE NAVARRA

PAMPLONA, 5 Feb. (EUROPA PRESS) -

Cerca de 200 profesionales del ámbito de la atención primaria de salud, servicios sociales, educación, infancia, salud mental y de otras áreas, han participado durante tres días en un seminario que ha organizado el Departamento de Derechos Sociales del Gobierno de Navarra, en el Palacio de Condestable de Pamplona, con un aforo limitado a 70 personas. La formación entra dentro de un proyecto de innovación del departamento.

El objetivo era "conocer la exitosa experiencia desarrollada en Finlandia en las últimas décadas fundamentalmente en las intervenciones con menores, adolescentes y familias, pero también con otras personas que atraviesan dificultades y necesitan de la ayuda de los servicios sociales".

Esta forma intervención conocida como 'enfoque dialógico en el trabajo psicosocial' se implementó en Finlandia hace 25 años, "con motivo de una fuerte crisis económica, buscando una mayor eficacia de los recursos disponibles y ante el aumento de la complejidad de los casos, provocado por la propia situación de crisis", ha explicado en un comunicado el Ejecutivo foral.

Este enfoque "promueve el diálogo entre las redes sociales y familiares de las personas que son atendidas y las y los profesionales que las atienden. Tiene en cuenta y se adapta a cada persona y situación, utilizando de forma eficaz los recursos existentes". La experiencia ha traspasado las fronteras de Finlandia y se ha trasladado a países como Italia, Portugal, Japón, Inglaterra y Canadá.

El seminario ha tenido como colofón una conferencia abierta al público a la que han acudido casi 150 personas. También han estado presentes la consejera de Derechos Sociales, María Carmen Meztu, y el director general del Observatorio de la Realidad Social, de Planificación y de Evaluación de las Políticas Sociales, Luis Campos.

"Este seminario nos ayudará a iniciar una reflexión sobre nuestras necesidades concretas y considerar la posibilidad de iniciar una formación ajustada a las necesidades de Navarra", ha señalado Maeztu en el cierre del seminario. Además, ha añadido que, "como dice el personal experto finlandés que está impartiendo la formación, no se trata de un problema de dinero, no cuestan más los servicios, sino de perspectiva, orientación, actitud, y práctica".

EL 'MÉTODO FINLANDÉS'

Para impartir esta formación se han desplazado desde Finlandia Heikki Ervast y Jukka Hakola dos expertos que han trabajado y formado a profesionales de las redes psicosociales en Finlandia, en otros países europeos y Japón. Durante el seminario y conferencia han explicado que, "en el diálogo, al contrario que en la discusión, el foco está en la escucha. Cuando las personas piensan juntas, aparecen muchas perspectivas, nadie está equivocado, la posición de quienes participan es un paso hacia una nueva comprensión y el resultado es algo nuevo para todos y todas".

Este enfoque gira entorno a "los diálogos", porque, según los expertos finlandeses "en un diálogo, las personas están dispuestas a abandonar sus ideas preconcebidas y escuchar la contribución de las demás y, por lo tanto, están abiertas a ideas generadas como resultado de esta interacción conjunta, que de otra manera habrían pasado desapercibidas. En otras palabras, cada opinión es un paso hacia el resultado final que puede ser muy distinto al que imaginábamos en un comienzo".

La reunión en red se ha convertido en un distintivo cultural de Finlandia. Este tipo de colaboración ciudadana es tan frecuente que prácticamente toda la población, a lo largo de su vida, ha participado en alguna ocasión, formando parte de la red privada de algún caso.

En más de dos décadas de experiencia, se ha desarrollado toda una metodología y modalidades que resuelvan algunos de los retos de las reuniones en red, como la definición común del problema, el lenguaje compartido, la centralidad del caso, el valor de la red privada y la red profesional, las jerarquías en las reuniones, la estructura de los encuentros, la facilitación de las reuniones. Estas cuestiones metodológicas también han sido abordadas en el seminario celebrado en la capital navarra.

PROYECTOS ORIENTADOS A LA INTERVENCIÓN TEMPRANA

Este enfoque entronca con la puesta en marcha por parte del Departamento de Derechos Sociales de proyectos orientados a la intervención temprana con familias, menores y/o adolescentes, que atraviesan por dificultades psicosociales.

"Cuanto antes se intervenga y en la medida que pongamos en práctica metodologías más colaborativas, será más fácil prestar la ayuda necesaria para superar estas situaciones preocupantes", ha destacado Maeztu en la apertura de la conferencia.

La experiencia Finlandesa "ha demostrado la eficacia de las formas de trabajo que incorporan a las redes personales (familiares, amigos...) como recursos de ayuda real en el trabajo psicosocial, en colaboración con las profesionales de distintos ámbitos, especialmente en los casos más complejos donde puede haber varias implicadas".

"Estas modalidades de trabajo son métodos y desarrollos muy respetuosos con las personas usuarias, y que sus necesidades, manifestadas por ellos mismos, son el centro de la ayuda psicosocial. Donde todo se hace con las personas usuarias y nada a sus espaldas", ha resaltado Maeztu. Asimismo, ha añadido que "activa los recursos que existen en el caso, es decir, en la misma persona usuaria y su red privada, compuesta por su familia y otras personas cercanas. Y los recursos profesionales se añaden a los recursos privados, ajustados a las necesidades".

También ha señalado que "estos profesionales finlandeses han desarrollado métodos sencillos, pero muy relevantes, que ayudan a resolver los casos que se atascan en los servicios y consiguen que los y las profesionales no se vean como una amenaza, sino como personas que invitan al diálogo y a la colaboración, con la escucha y el dialogo con las personas usuarias como herramientas básicas, es decir, se trata de una apuesta radical hacia las prácticas colaborativas".

Para finalizar, ha querido reseñar que "esta forma de trabajo fomenta y aporta herramientas para que las comunidades del trabajo profesional, sean a su vez, comunidades de aprendizaje, que crean saber y lo extiendan por la redes profesionales, así como entre los sectores de actividad profesional".

Para leer más