Comienzan a funcionar los ascensores que unirán Rochapea y Casco Antiguo en un minuto

Actualizado 05/04/2008 15:34:37 CET

PAMPLONA, 5 Abr. (EUROPA PRESS) -

Los dos ascensores que unen el barrio de la Rochapea y el Casco Antiguo comenzaron a funcionar este mediodía, después de que la alcaldesa de Pamplona, Yolanda Barcina, realizara el primer viaje oficial desde la cuesta de Curtidores hasta la calle Descalzos, acompañado por representantes de vecinos de ambos barrios.

El trayecto se cubrió, según lo previsto, en aproximadamente un minuto y una vez fuera del ascensor, la alcaldesa descubrió la placa con la que se conmemora la inauguración del nuevo servicio, en un acto en el que estuvieron presentes corporativos de UPN, Nafarroa Bai y PSN, y decenas de vecinos.

Yolanda Barcina destacó que la puesta en servicio de estos ascensores permitirá "unir no sólo a barrios, sino a personas de la Rochapea y Casco Antiguo", y subrayó que hará "mucho más fáciles las actividades de los ciudadanos", como por ejemplo, el trabajo.

La inauguración de este nuevo servicio, que es gratuito, irá acompañada durante toda la jornada de varias actividades festivas en las calles del Casco Antiguo con espectáculos de teatro que ya han podido contemplar desde el mediodía cientos de ciudadanos pamploneses.

Los actos culminarán a las 21 horas con el recorrido que zancudos, acróbatas y personajes irreales llevarán a cabo en el espacio comprendido entre la plaza Consistorial y la explanada junto a los corralillos del Gas, con un espectáculo de luz y pirotecnia.

En el interior del edificio donde se ha ubicado la llegada del ascensor, en la calle Descalzos, 56, tuvo lugar el acto oficial con las autoridades. Los jóvenes violinistas Javier, Leire y Pablo Aznárez interpretaron varias piezas de Pablo Sarasate, tras lo cual los invitados pudieron contemplar la exposición fotográfica 'De la Rocha al Casco', con instantáneas sobre la evolución de estos barrios.

Durante el acto, la alcaldesa de Pamplona mostró su "satisfacción" por la puesta en marcha del nuevo servicio y explicó que fue un proyecto "difícil", entre otras cosas, por el fuerte desnivel entre Rochapea y Casco Antiguo, la complicada solución arquitectónica, o el necesario respeto al patrimonio.

Barcina apuntó que esta obra forma parte de la revitalización de la calle Descalzos, "que estuvo bastante olvidada y ahora es objeto de actuación preferente". La alcaldesa confió en poder crear un "eje lleno de vitalidad" que vaya desde Descalzos hasta el Paseo de Sarasate o la calle Tudela, pasando por la calle Eslava y la calle San Miguel.

El coste total de la obra, que comenzó en febrero de 2006, ha sido de 8.563.000 euros, de los que la reurbanización ha supuesto una inversión de 2.010.000 euros (un 23,47 por ciento del coste total); el edificio, 1.604.000 euros (18,73 por ciento), y la conexión, 4.949.000 euros (57,80 por ciento). Además, el proyecto ha contado con una subvención de la Unión Europea, a través del Plan Urban, de 1.000.000 de euros.

La velocidad que alcanza el ascensor es de un metro por segundo, por lo que el trayecto dura aproximadamente un minuto. La capacidad de cada elevador es de 1.500 kilos de peso máximo, con lo que en cada viaje pueden subir o bajar entre 15 y 20 personas.

El proyecto, además de los nuevos ascensores, también ha incluido la reurbanización del Paseo de Ronda, entre el Portal Nuevo y la cuesta de Santo Domingo; la limpieza de esa zona de la muralla y la construcción de un nuevo edificio de tres plantas en la calle Descalzos. Este inmueble albergará una sala de exposiciones y espacio para un restaurante-cafetería con vistas panorámicas.