Publicado 23/02/2015 16:05CET

El Congreso de Turismo Rural de Navarra apuesta por la innovación y las tecnologías para impulsar el sector

PAMPLONA, 23 Feb. (EUROPA PRESS) -

El Congreso Internacional de Turismo Rural celebrado en Pamplona los pasados días 19 y 20 de febrero ha acordado como principales conclusiones apostar de forma decidida por la innovación, las tecnologías, la información de la oferta y la calidad del servicio para impulsar el sector.

El Congreso, organizado por el Gobierno de Navarra y la Federación de Turismo Rural de Navarra y celebrado bajo el lema 'El futuro del turismo rural', también afrontó en sus debates temas como los retos del sector, el papel de la mujer o el análisis de otras experiencias nacionales e internacionales.

Los asistentes a la sexta edición concluyeron que hay que seguir comunicando los servicios y características del turismo rural en los mercados internacionales y desarrollar una marca que transmita sus atractivos. Además, los servicios deben ser excelentes y los destinos y experiencias, genuinas.

Aunque el turismo rural puede significar para muchas personas la desconexión de la ciudad y las tecnologías, el futuro del sector pasa por una adaptación que permita a estos establecimientos ofrecer al cliente la conexión, si lo desea. Es decir, el turismo rural debe utilizar las nuevas tecnologías como un valor añadido.

También se constató que un alto porcentaje de las reservas se realizan ya por dispositivos móviles, por lo que es esencial no quedar al margen de dichas tecnologías.

INNOVACIÓN E INFORMACIÓN EFICAZ

En el marco de la innovación, se puso de manifiesto la necesidad de una renovación constante de la oferta, lo que requiere de creatividad, experimentación y valentía.

También se valoró la importancia de una buena información de la oferta turística y, en concreto, el acierto que supone ofrecerla en tiempo real, de forma práctica, sencilla, personalizada y en el idioma de los visitantes.

Los asistentes coincidieron en que viajar al medio rural es vivir experiencias rurales, con productos genuinos y auténticos.

Asimismo, se habló del asociacionismo como estrategia de negocio en el marco del turismo rural, defendiéndose que las asociaciones no son espacios para vender, sino ámbitos para crear producto y para trabajar con la idea de atraer gente e instrumentos que potencian la unión y la fuerza del sector dado que también contribuyen a generar políticas de turismo.

Finalmente, se apostó por la coordinación y colaboración entre el sector público y privado y por la profesionalización creciente del turismo rural.