El coronel de la Guardia Civil en Navarra promete trabajar "con tenacidad" y "sin desaliento" hasta acabar con ETA

Actualizado 12/10/2007 16:15:30 CET

PAMPLONA, 12 Oct. (EUROPA PRESS) -

El coronel jefe de la Guardia Civil en Navarra, Benito Salcedo, afirmó hoy que el Instituto Armado trabajará "con tenacidad, sin desalentarnos, hasta neutralizar y desarticular todo el entramado" de la banda terrorista ETA.

Salcedo indicó, en su primera celebración de la Virgen del Pilar como máximo responsable de la Guardia Civil en Navarra, que los agentes de la Benemérita van a poner "todo el empeño para que la violencia deje de ser un modo de expresión en esta tierra".

"Aplicaremos toda nuestra inteligencia y nuestras capacidades para frenarla, para que la libertad no sufra intimidación, para que los derechos puedan ser ejercidos sin coacción alguna", subrayó.

En este sentido, Benito Salcedo recalcó que fruto del trabajo de la Guardia Civil, en marzo y abril "se logró la desarticulación de la rama navarra del comando Urederra de ETA en Berriozar, logrando la detención de dos de sus miembros activos, la incautación de material explosivo, y posteriormente la detención de un miembro de la ilegalizada Batasuna, por colaboración con banda armada".

El coronel-jefe pronunció estas palabras en su intervención ante las primeras autoridades de Navarra y cientos de ciudadanos que se congregaron en la avenida de Galicia de Pamplona para asistir a los actos organizados con motivo de la patrona de la Guardia Civil, la Virgen del Pilar.

En ese mismo lugar, el delegado del Gobierno en Navarra, Vicente Ripa, también aludió a ETA para advertirle de que "no podrá doblegar" al Estado de Derecho y, como en anteriores ocasiones, se refirió a los jóvenes para que renuncien a integrarse en el entramado de la banda terrorista.

Así, Ripa les pidió que "no se dejen engañar por los corifeos de la violencia, primero de la barricada, luego del cóctel molotov y más tarde de las bombas". "No es que la violencia sea reprobable éticamente, no es que deslegitime las ideas que se pretenden defender, es que su práctica o su apoyo conduce antes o después ante un juez como paso previo a la cárcel", recalcó.

Además, recordó que en lo que va de año medio centenar de jóvenes han sido denunciados por las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado por desórdenes públicos, daños o apología del terrorismo, "y es porque alguien les embaucó con la promesa de un paraíso que no es sino un puro delirio ante la solidez del Estado de Derecho".

Por ello, el delegado del Gobierno pidió "que los jóvenes no arruinen sus vidas, como tampoco las del prójimo" y añadió que "el futuro, su proyecto vital, está en los libros de texto, nunca jamás en los manuales de explosivos".

A las celebraciones organizadas por la Guardia Civil asistieron la alcaldesa de Pamplona, Yolanda Barcina; el vicepresidente primero del Gobierno foral, Javier Caballero; el fiscal jefe del TSJN, Javier Muñoz; y los máximos responsables del Ejército y Policía Nacional en Navarra, así como los jefes de la Policía Foral y la Policía Municipal de Pamplona.

A las 11 horas tuvo lugar una misa celebrada en la Parroquia de San Miguel, oficiada por el arzobispo de Pamplona y obispo de Tudela, Francisco Pérez. Tras la ceremonia religiosa, los actos se trasladaron a la avenida de Galicia, junto al acuartelamiento de la Guardia Civil en Pamplona.

Allí, la Guardia Civil formó la compañía de honores y el delegado del Gobierno pasó revista a los agentes. Después, las autoridades impusieron condecoraciones a varios efectivos de Guardia Civil, Policía Nacional, Policía Foral, Policía Municipal, Gendarmería y de seguridad privada.

Tras las medallas, los presentes homenajearon a los caídos, con la colocación de una corona de laurel. Finalmente, los agentes de la Guardia Civil entonaron el himnos del Instituto Armado y desfilaron por la avenida de Galicia. Los actos concluyeron sobre las 13.15 horas.