Actualizado 03/04/2007 17:08 CET

La crecida máxima del Ebro pasa por Castejón sin provocar afecciones graves

PAMPLONA, 3 Abr. (EUROPA PRESS) -

La punta máxima de crecida del río Ebro, provocada por las intensas lluvias de los últimos días, ha pasado ya por Castejón sin provocar "afecciones graves" e, incluso, el nivel del agua ha comenzado a descender, según informó el Gobierno de Navarra. Se espera que hacia las 18 horas la crecida llegue a Ribaforada.

El presidente del Gobierno de Navarra, Miguel Sanz, ha visitado este mediodía las localidades de la Zona Media y Ribera más afectadas por las inundaciones, en donde ha mostrado su apoyo a los vecinos afectados y ha anunciado que se activarán los mecanismos de ayudas previstos en estos casos.

Concretamente, Sanz ha visitado Castejón, Funes, Falces, Pitillas y Beire. En el recorrido ha estado acompañado por los consejeros de Presidencia, Justicia e Interior, Javier Caballero, y de Agricultura, Ganadería y Alimentación, Javier Echarte.

Según ha indicado Miguel Sanz, la situación en la Ribera por la crecida del Ebro es preocupante, pero no alarmante, y ha reiterado que la Agencia Navarra de Emergencias tiene controlados los medios de prevención y coordinación.

Respecto a los daños ocasionados, el presidente del Gobierno ha indicado que habrá que esperar a que se retire el agua para hacer una valoración detallada. No obstante, ha anunciado que se hará inventario de las infraestructuras viarias, urbanas y agrícolas afectadas y se pondrán en marcha las ayudas previstas para estos casos.

Como ya se ha indicado, el presidente ha visitado también las localidades de la Zona Media que, durante el día de ayer, sufrieron de forma más acusada las inundaciones. La situación en esa zona ha mejorado en las últimas horas. No obstante, todavía permanecen siete carreteras cortadas, una de ellas en la red principal, tanto en la Zona Media como en la Ribera.

Para hacer balance de la situación, a primera hora de hoy se ha reunido el Órgano de Coordinación del Plan de Emergencias de Inundaciones de Navarra, presidido por el consejero de Presidencia, Justicia e Interior, Javier Caballero, y al que ha asistido también el consejero de Agricultura, Ganadería y Alimentación, Javier Echarte.

DESALOJOS Y EVACUACIONES

Como principales novedades registradas durante la noche, cabe destacar que las localidades de Pitillas y Beire, que ayer tarde llegaron a quedar aisladas, tienen abiertos ya los accesos por carretera.

Según informa la Agencia Navarra de Emergencias, las inundaciones han originado en las últimas horas unas 60 intervenciones de bomberos, entre las que cabe destacar el desalojo de 55 viviendas en Funes, 20 en Falces, 3 en Pitillas, una en Tafalla y otra en San Martín de Unx por corrimiento de un talud. También se ha desalojado de forma preventiva un grupo de unifamiliares en Buñuel.

Además, a lo largo de esta noche, la Policía Foral ha evacuado a una vecina de Pitillas, que presentaba una fractura de fémur, y a otra persona en Aramendía para recibir tratamiento de diálisis. Mientras, se sigue buscando, aunque sin resultado, a la niña desaparecida en el Arga, a la altura de Larraga.

En cuanto a los servicios básicos (agua, electricidad, gas, etc.) no se han registrado afecciones de importancia, a excepción del corte de luz que ha afectado a una zona de Pitillas.

CARRETERAS CORTADAS

A las 14 horas de hoy, permanecía cortada como consecuencia de las inundaciones una carretera en la red principal, la N-113 (Pamplona-Madrid) a la altura del punto kilométrico 75, en Castejón.

En la red secundaria están cortadas por inundación la NA-134, Eje del Ebro, entre el PK 30 y el PK 26; la NA-6140, Tafalla-Miranda de Arga, en el PK 13; y la NA-6230, Cárcar-Ventas de Cárcar.

Por su parte, también en la red secundaria se encuentran afectadas por la presencia de balsas de agua en la NA-124, Caparroso-Carcastillo en el PK 1,800; en la NA-5301, Beire, entre los PK 2 y 3,500; en la NA-6130, Larraga-Berbinzana, en el PK 3,500.

En general, se recomienda circular con precaución por la red de carreteras de Navarra ante la presencia de balsas de agua.

SE MANTIENE EL DISPOSITIVO DE ALERTA

Según se ha acordado, y hasta que la crecida del Ebro no pase por todas las localidades de la Ribera, se mantienen desplegados todos los operativos. Así, el Departamento de Obras Públicas, Transportes y Comunicaciones tiene trabajando 31 máquinas, 42 vehículos ligeros y 78 personas.

Por su parte, la ANE dispone de 70 operativos, el grupo de rescate acuático, y los grupos de voluntarios (fundamentalmente Cruz Roja y Dya) de Tudela y Cintruénigo. La Policía Foral mantiene 44 patrullas destinadas a los efectos de las inundaciones, mientras que la Guardia Civil desplegará en distintos turnos a lo largo de la jornada un total de 53 patrullas de tráfico y 112 de seguridad ciudadana.

En cuanto al pronóstico, las previsiones meteorológicas prevén para los próximos días cielos cubiertos y chubascos débiles, fundamentalmente en el Norte, que no hacen presagiar, de momento, nuevas crecidas.