La Iglesia navarra ingresó el año pasado 22,8 millones, la mitad a través de aportaciones de los fieles

Publicado 09/11/2018 17:08:27CET

Este fin de semana se celebra el Día de la Iglesia Diocesana

PAMPLONA, 9 Nov. (EUROPA PRESS) -

La Iglesia navarra ingresó en el año 2017 un total de 22,8 millones de euros, de los que la mayoría, 11,4 millones, fueron aportaciones de los fieles, que llegan a través de las cuotas parroquiales, las colectas en las eucaristías o donativos.

Con motivo del Día de la Iglesia Diocesana que se celebra este fin de semana, la Iglesia navarra ha dado a conocer el balance económico de la actividad del año 2017. Este balance incluye de manera conjunta el de las 738 parroquias de la diócesis, las catedrales de Pamplona y Tudela, el seminario, la librería diocesana y la curia arzobispal.

Además de las aportaciones directas de los fieles, la Iglesia recibió otros 4,7 millones a través de la asignación tributaria también de los fieles, 1,8 millones de pensiones, 1,6 millones de ingresos por servicios, 1,1 millones de rentas de patrimonio mobiliario, 1 millón de rentas de patrimonio inmobiliario y 445.000 euros de subvenciones.

La Iglesia gastó el año pasado 22,8 millones de euros, de los que la mayor parte, 7,6 millones se correspondieron con gasto de personal. La siguiente partida significativa es la llamada de servicios exteriores (6,3 millones), que hace referencia al conjunto de obras y mantenimiento que se realizan en las parroquias y en los edificios de todas las instituciones diocesanas. El tercer capítulo de gasto más significativo es el de la comunicación de bienes (4,7 millones), que hace referencia a la cantidad que la Iglesia diocesana aporta para el sostenimiento de realidades eclesiales que no se pueden sostener por sí mismas (parroquias rurales, aportaciones a obras asistenciales y caritativas en Navarra o en el Tercer mundo...).

El Arzobispado ha afirmado que "siempre la aportación más importante para el sostenimiento de la Iglesia es la entrega generosa de miles de personas que aportan su tiempo comprometidamente sosteniendo tantas actividades de la comunidad cristiana, la catequesis, las celebraciones de la Iglesia, los coros parroquiales, el acompañamiento y la acogida a las personas menos favorecidas de la sociedad".

Este fin de semana se celebra el Día de la Iglesia Diocesana, que tendrá como lema 'Somos una gran familia contigo' y que, según ha explicado el Arzobispado, tiene tres objetivos: reflexionar sobre el papel que los fieles tienen en la Iglesia diocesana, rezar por ella y colaborar económicamente a su sostenimiento.

Actualmente hay en Navarra 736 parroquias, 418 sacerdotes diocesanos, 261 sacerdotes religiosos, 309 sacerdotes en misión, 29 seminaristas mayores (curso 2017-2018), 111 religiosos profesos no sacerdotes, 1.532 religiosas profesas, dos monasterios masculinos, 21 monasterios femeninos y 38 asociaciones.

Según señala el arzobispo de Pamplona y obispo de Tudela, Francisco Pérez, en la carta que escribe para este próximo domingo con motivo del Día de la Iglesia Diocesana, "para muchos es en la Iglesia donde encontramos el calor humano que nos ha traído la presencia de Dios en nuestro mundo". "La Iglesia es la gran familia de los hijos de Dios, el lugar en donde se realiza esa comunión de amor que encuentra su fuente última precisamente en Dios mismo. Una familia que se construye con el sí de cada uno", añade.

El Arzobispado ha explicado a través de una nota que el Día de la Iglesia Diocesana busca "hacer fortalecer la conciencia de pertenencia a la Iglesia y sentirse parte activa de la familia de los hijos de Dios". "Por eso, del mismo modo en que participamos y ayudamos y nos entregamos a nuestra familia humana, con sus necesidades, su historia, su situación, tampoco nos desentendemos de esa otra gran familia, a la que pertenecemos por el bautismo, que es la Iglesia", ha indicado.

Ha destacado especialmente a aquellos que "realizan algún servicio de manera desinteresada porque la Iglesia no son solo los sacerdotes, sino todo el pueblo de Dios: obispos, sacerdotes, religiosos y religiosas, laicos...".

Ha mencionado también a las parroquias rurales Navarra, a las que la ayuda de la Iglesia les permite sacar adelante algunas de sus actividades: catequesis de niños, jóvenes y mayores, o las distintas obras de conservación, mantenimiento y restauración de templos y casas parroquiales.

Contador