8 de abril de 2020
 
Actualizado 06/06/2008 15:31:31 +00:00 CET

Pamplona cuenta con uno de los cascos antiguos más habitables del país, según Consumer Eroski

PAMPLONA, 6 Jun. (EUROPA PRESS) -

Pamplona cuenta con uno de los cascos antiguos más habitables del país. Así lo recoge un estudio de la revista Consumer Eroski que otorga al casco viejo pamplonés una de las mejores notas, un 'bien', al igual que a los de Madrid, Barcelona, Zaragoza y Valladolid, frente al 'aceptable' de la media global.

Para realizar el estudio, Consumer Eroski visitó y analizó ocho calles de los centros históricos de Oviedo, Pamplona, San Sebastián, Sevilla, Valencia, Logroño, Zaragoza, Vitoria, Valladolid, A Coruña, Alicante, Barcelona, Bilbao, Córdoba, Granada, Madrid, Málaga y Murcia.

En cada una de ellas se estudió su nivel de habitabilidad, es decir, si la persona que reside allí cuenta con las infraestructuras y equipamientos adecuados para vivir con un mínimo de comodidad y cubrir sus necesidades más básicas. La evaluación 'in situ' se complementó con un cuestionario remitido a los ayuntamientos (que los de seis ciudades rehusaron contestar). De forma paralela, se encuestó a 1.000 residentes de los cascos históricos para conocer sus impresiones sobre la zona en la que viven.

En el caso de la capital navarra, se examinaron las calles Compañía, Estafeta, Nueva, San Nicolás, San Francisco, Mayor, Chapitela y Cuesta de Santo Domingo. En el casco viejo de Pamplona residen 11.843 habitantes, el 6 por ciento de la población de la ciudad. De ellos, el 42 por ciento es mayor de 45 años y el 15 por ciento procede del extranjero. El exámen, aprobado con un 'bien'.

En esta calificación final, indicó la publicación, tuvo mucho que ver la limpieza, la dotación de mobiliario urbano y la diversidad en materia de infraestructuras sociales y comerciales. Además de tiendas, bares y restaurantes, se encontraron centros para la tercera edad, organismos oficiales, centros educativos y zonas verdes para el esparcimiento, entre otras prestaciones.

En concreto, los servicios con los que contaban estas vías se calificaron con un 'aceptable' porque, a pesar de la variedad, "el número no era muy elevado, tal y como corrobora el propio Consistorio". "Una nota que, aunque mejorable, dista mucho del 'mal' recibido por el resto de cascos históricos visitados", expone la revista.

La limpieza y el mantenimiento de las calles y edificios de la zona antigua de la ciudad se valoró con un 'bien'. Los técnicos de la revista comprobaron que la mayor parte de los edificios se encontraban en un estado muy bueno de conservación, aunque también se vio alguno con síntomas de dejadez y abandono (es decir, con fachadas ennegrecidas o concables de la luz en mal estado). Además, el mantenimiento de calles y pasos de peatones era "bueno". Consumer Eroski también revisó el mobiliario urbano con que contaba el barrio de la capital navarra, que se calificó con un 'bien', mientras que la media del estudio fue de un 'aceptable'. "Aunque farolas y alcantarillas se encontraban en buen estado de conservación y el número era suficiente, se contabilizaron muy pocos bancos, papeleras y árboles en las ocho calles analizadas. Eso sí, los que se hallaron estaban limpios", añadió.

En materia de movilidad, en ninguna de las calles estudiadas del casco histórico navarro se observaron paradas de autobús o taxi, aunque sí existen paradas en el resto del centro histórico (según datos del Consistorio, una línea de transporte urbano recorre estas vías antiguas cada 15 minutos). Sin embargo, según el estudio, esta situación puede explicarse porque todas las calles seleccionadas eran peatonales y por las características urbanísticas de la zona medieval.

En cuanto a la opinión de los vecinos, la publicación expone que los 50 vecinos consultados se mostraron "muy satisfechos" con su barrio, puesto que le otorgaron una calificación global de ocho puntos sobre diez, un notable alto. Sin embargo, uno de cada siete consideraba que existían problemas en la limpieza.