Tafalla limpia de barro y escombros las calles tras la inundación y evalúa los daños

Publicado 09/07/2019 11:37:18CET
Inundación en Tafalla.
Inundación en Tafalla.DAVID DOMENCH-EUROPA PRESS

El Ayuntamiento pide que la localidad sea declarada zona catastrófica

PAMPLONA, 9 Jul. (EUROPA PRESS) -

Efectivos públicos y vecinos están limpiando de barro y escombros las calles de Tafalla, tras las inundaciones que se registraron este lunes y que han dejado importantes daños materiales tras entrar en bajeras, garajes, locales comerciales, industrias y zonas deportivas.

El Ayuntamiento ha solicitado que la localidad sea declarada zona catastrófica y ha creado tres mesas de trabajado para contribuir a que Tafalla vaya recuperando la normalidad. Así, se ha constituida una mesa técnica liderada por el jefe de Bomberos e integrada por Policía Municipal, Policía Foral y Guardia Civil. "Las muestras de solidaridad han sido muchas y se nos están ofreciendo las brigadas de diferentes pueblos para intentar ayudarnos", ha señalado el alcalde, Jesús Arrizubieta.

En una segunda mesa, que el Ayuntamiento ha instalado a modo de oficina de atención al ciudadano en la planta baja del Consistorio, se atenderá a los vecinos afectados por la inundación. "Se ha puesto en marcha el arquitecto municipal para valorar la situación de inmuebles, para ver si están correctos o no. Lo primero es la seguridad", ha afirmado el alcalde. Se ha procedido al desalojo de un edificio de viviendas en la calle Martín Espronceda para evaluar problemas de cimentación.

En tercer lugar, se ha habilitado una tercera mesa para recibir a los voluntarios que se han ofrecido a trabajar en la limpieza de las calles.

Jesús Arrizubieta ha explicado que "cuando ha bajado el nivel del agua nos encontramos que la carretera está llena de cascotes y trozos de muro". "Han estado trabajando los distintos cuerpos toda la noche para abrir las rutas para que hoy Tafalla recobre un poco de normalidad, pero no va a ser una situación normal porque tenemos muchísimos problemas a los que dar solución", ha indicado.

El río Cidacos, que pasó a las 17.40 horas de tener una altura de 0,11 metros en la estación de aforo de Olite, superó los 4 metros de altura a última hora de la noche, después de que se registraran lluvias torrenciales (la estación meteorológica de Guetadar superó los 160 litros por metro cuadrado ayer tarde y la de Tafalla los 100 litros) que cuatriplicaron las previsiones meteorológicas, que predecían precipitaciones de hasta 40 litros.

El alcalde ha afirmado que él "no tenía constancia de ningún aviso ni previsión de que pudiésemos tener unas lluvias tan torrenciales como las que hemos vivido". "La naturaleza ha disparado el agua a cañonazos", ha señalado.

Jesús Arrizubieta ha explicado que "nos hubiese gustado avisar a todos los vecinos de las zonas lindantes con el río para sacar los coches y que los daños materiales hubieran sido los mínimos, pero ha sido en un abrir y cerrar de ojos". "Me llamaron para decirme que el río estaba a punto de desbordarse, llegué y al, asomarme, ya nos echábamos para atrás porque estaba desbordado", ha afirmado.

Contador