Un toro descolgado de Torrestrella pone la emoción en otro encierro limpio y sin heridos por asta

Actualizado 11/07/2013 10:26:23 CET

PAMPLONA, 11 Jul. (EUROPA PRESS) -

Un toro de Torrestrella que se ha quedado descolgado en el quinto encierro de Sanfermines ha puesto el peligro y la emoción en otra carrera limpia que se ha saldado sin heridos por asta. El encierro ha durado 2 minutos y 47 segundos.

Los seis toros de la ganadería gaditana de Torrestrella han salido a las ocho en punto de los corrales de Santo Domingo encabezados por los cabestros.

Dos toros han mirado a los mozos a la derecha y a la izquierda de la cuesta, pero no han generado más peligro y la manada ha llegado agrupada a la plaza del Ayuntamiento a buen ritmo.

Ya en el tramo de Mercaderes, un toro castaño ha generado riesgo en la parte derecha de la calle, donde ha arrollado a un mozo y a punto ha estado de golpear a otros.

Tras atravesar la curva de Mercaderes y entrar en Estafeta, la carrera ha empezado a cambiar. La manada ha comenzado a estirarse y se ha quedado en cabeza un toro junto con tres cabestros. Detrás de ellos se han situado cuatro toros, y finalmente, descolgado del resto ha quedado el último astado.

En esta situación, en la segunda parte de Estafeta, los mozos han tenido alguna posibilidad de correr cerca de las astas, frente a las dificultades que encontraban al principio, con una manada agrupada y protegida por los cabestros.

En este último tramo de la carrera el protagonista ha sido el toro descolgado, que en la bajada al Callejón se ha dado varias veces la vuelta y se ha quedado prácticamente parado.

Sin embargo, no ha llegado a embestir y los mozos han sabido guiarlo muy bien hacia la plaza. En el mismo callejón se ha dado la vuelta de nuevo, pero otra vez ha sido guiado con acierto hasta el coso taurino. Así, finalmente, ha entrado a los chiqueros de la plaza, donde ya habían entrado sin incidencias el resto de bureles.

Los astados serán lidiados esta tarde a las 18.30 horas por los diestros Francisco Marco, Iván Fandiño y David Mora.