Crónica Cataluña.- El Dalai Lama aprecia similitudes políticas y religiosas entre Cataluña y el Tibet

Actualizado 10/09/2007 21:57:39 CET

- El Premio Nobel de la Paz tilda a los catalanes de "hermanos y hermanas luchadores por la libertad"

BARCELONA/MADRID, 10 Sep. (OTR/PRESS) -

De visita en Barcelona y en vispera de la Diada, el XIV Dalai Lama, Tenzin Gyatso, Premio Nobel de la Paz en 1989, aprecia similitudes en la situación política, social y religiosa que vive el Tibet -región ocupada desde 1959 por China- y Cataluña. Es más, el Dalai Lama tildó a los catalanes de "hermanos y hermanas luchadores por la libertad", asegurando que "las experiencias del pasado y el deseo de conseguir ciertas libertades" son también "bastante similares" entre la Comunidad Autónoma y esta región china.

"Siempre he admirado vuestro espíritu y determinación, de ellos extraigo inspiración, coraje y un punto de encuentro, porque estamos en la misma lucha por la libertad", proclamó el Dalai Lama en su visita al Parlament, donde fue recibido por el presidente de la Cámara, Ernest Benach, la Junta de Portavoces y un nutrido grupo de parlamentarios de los distintos partidos con representación en la Cámara catalana, y tras haberse entrevistado con el vicepresidente de la Generalitat, Josep Lluis Carod-Rovira.

Según explicó, al Dalai Lama le gusta "aprender" sobre otras regiones autónomas en estados como el italiano y el español, entre las que citó el País Vasco y Cataluña. El líder espiritual del pueblo tibetano destacó que "una mirada por los últimos 60 años" de distintas eras políticas en la república china hasta llegar a la "era Ju Jintao", que se ha adaptado "a nuevas realidades", deja ver "signos de cambio" que dan "esperanza" al pueblo tibetano. Según él, "el tiempo está forzando a cambios" de "visión" en China.

El Premio Nobel de la Paz tildó al pueblo catalán, de "hermanos y hermanas luchadores por la libertad" asegurando que las "experiencias del pasado y el deseo de conseguir ciertas libertades" son "bastante similares" entre Cataluña y el Tíbet. Una definición que suscribió Benach, que destacó que en los últimos tres sigos los catalanes han sufrido "y sobrevivido a dictaduras, a la prohibición y exilio de nuestras instituciones, a la persecución de nuestra lengua, cultura y de nuestra identidad nacional".

El presidente del Parlament definió Cataluña como "una nación comprometida con la paz y la democracia" y "una nación que no quiere imponer", sino que cree que estos valores "construyen su camino a través del pacto y el diálogo". Por último, Benach entregó al Dalai Lama una edición de lujo de la historia política y artística del Palau del Parlament, y el líder religioso, a su vez, honró tanto a Benach como a los presentes con una 'kata', un pañuelo blanco que se coloca alrededor del cuello para expresar "respeto y aprecio".

ENTREGA DE UNA ESTELADA

No todos se quedaron satisfechos de la visita del Dalai Lama, que protagonizó horas después un discurso multitudinario en el Palau Sant Jordi de Barcelona, pues tanto PP como Ciutadans (C's) lamentaron la "politización" que Benach y Carod-Rovira hicieron de la misma. La portavoz del PP en el Parlament, Carina Mejías, opinó que ERC "utiliza para su propio beneficio" la visita del líder espiritual "para reforzar su discurso independentista y perjudica gravemente los intereses de Cataluña".

Concretamente, Mejías pidió a Benach que abandone las "comparaciones políticas que hace ERC entre Cataluña y el Tíbet" y que se ocupe de que las relaciones económicas, políticas y comerciales sean "una prioridad para el Govern". Además, criticó que el diputado de ERC y líder de las JERC, Pere Aragonès, haya aprovechado la recepción a puerta cerrada para entregarle al líder espiritual una 'estelada' (la bandera independentista catalana), hecho que calificó de "intolerable".

Por su parte, el presidente de C's, Albert Rivera, lamentó que Benach haya intentado buscar vínculos entre Cataluña y el Tíbet en su discurso, cuando las situaciones políticas son "incomparables". "Es insostenible social, cultural y políticamente comparar el régimen político de China con un Estado de Derecho y democrático que respeta los derechos fundamentales de las personas como España", argumentó.