Crónica ETA.- La Ertzaintza localiza una mochila con otros 60 kilos de explosivo en Atxondo (Vizcaya)

Actualizado 05/01/2007 19:19:20 CET

- Se suman a los 20 kilos de nitrato amónico que también se hallaron hoy cerca de donde se encontró la bomba de 100 kilos

BILBAO, 5 Ene. (OTR/PRESS) -

La Ertzaintza localizó en Atxondo (Vizcaya) otros 60 kilos de diferentes materiales explosivos en el interior de una mochila abandonada en las cercanías del lugar donde ayer se encontró un artefacto de 100 kilos de amonal. A este hallazgo hay que sumarle los 20 kilos de nitrato amónico, una sustancia que se utiliza para preparar amonal, y varios detonadores que también se encontraron hoy en la misma zona de la localidad vizcaína.

Además de la mochila con 60 kilos de explosivos, los agentes también hallaron dos bolsas con medio kilo de cloratita cada una y diversos manuales idénticos a los que habitualmente utiliza ETA para guiarse a la hora de fabricar sus bombas. Poco antes de este hallazgo, la Ertzaintza localizó en la misma zona un recipiente de plástico con 20 kilos de nitrato amónico, una sustancia utilizada para preparar el amonal, y varios detonadores.

Los agentes siguen rastreando la zona en la que ayer se halló un artefacto compuesto por más de 100 kilos de explosivo -la mayor parte amonal- y preparado para ser utilizado de forma inmediata. La bomba fue hallada dentro de un bidón cerca de un turismo, de marca Rover, estacionado en un aparcamiento del municipio vizcaíno. Al registrar el vehículo los agentes detectaron diversas manchas de una sustancia que los análisis posteriores identificaron como un componente químico utilizado en la fabricación de explosivos.

En el maletero encontraron también unas placas de matrícula falsificadas y diversos objetos, incluyendo numerosas piedras de pequeño tamaño, que, al parecer, habían sido preparadas para ser utilizadas como metralla para multiplicar los efectos mortales del artefacto.

Este coche hallado en Atxondo es propiedad de Asier Larrinaga, uno de los huidos por su relación con ETA, y en concreto, por su vinculación con el zulo que descubierto en Amorebieta el pasado 23 de diciembre. Larrinaga era propietario del vehículo aunque los papeles del mismo aún figuran a nombre de un familiar fallecido, quien se lo había regalado. Este dato hace pensar a los investigadores que el vehículo en ningún caso iba a ser utilizado como coche-bomba sino que fue utilizado únicamente como transporte del explosivo.

SE BUSCA A CUATRO O CINCO ETARRAS

Los investigadores barajan que, además de él, el comando responsable del zulo de Amorebieta y de los 100 kilos de explosivos hallados ayer por la Ertzaintza estuviera compuesto por dos o tres personas más. Probablemente, todos ellos fueran miembros legales de la banda, como es el caso de Larrinaga, que no tenía antecedentes judiciales ni policiales.

La Ertzaintza registró sin éxito durante la noche de ayer dos viviendas en Bilbao en busca de los etarras. Una de ellas era la casa del propio Larrinaga, ubicada en el número 11 de la calle Zamakola de Bilbao. Los agentes también registraron la vivienda de un familiar del huido situada en el casco viejo, pero tampoco encontraron nada.

Pero durante el día de hoy las investigaciones de la Policía vasca se vieron súbitamente interrumpidas por el aviso de bomba que se recibió en el aeropuerto de Bilbao. Tras recibir una llamada en nombre de ETA alertando de la colocación de un explosivo los agentes durante media hora un aparcamiento cubierto del aeropuerto bilbaíno de Loiu. El aeródromo recuperó la normalidad en su actividad tras comprobarse que el aviso de bomba recibido era falso.

OTR Press

Francisco Muro de Iscar

Un Gobierno sin futuro

por Francisco Muro de Iscar

Carmen Tomás

Mareando la perdiz

por Carmen Tomás