Crónica ETA (3).- Parot, condenado a once años por las cartas en las que pedía a ETA atentar contra "objetivos vitales"

Actualizado 02/02/2007 19:50:21 CET

- La Audiencia le absuelve por el delito de conspiración y le vuelve a condenar por pertenencia a banda armada

MADRID, 2 Feb. (OTR/PRESS) -

La Audiencia Nacional condenó hoy al etarra Henri Parot a once años de prisión por las cartas que envió desde la cárcel a la dirección de ETA y en las que instaba a la banda a atentar contra "objetivos vitales" para forzar una negociación con el Gobierno español. El tribunal le vuelve a condenar por un delito de pertenencia a banda armada, con la agravante de reincidencia, pero le absuelve del de conspiración, por el que la Fiscalía pedía una pena de 29 años al considerarle no sólo miembro, sino dirigente de la organización terrorista.

El juicio contra Parot por esta causa se el pasado martes y durante el mismo la Fiscalía elevó de 25 a 29 años la petición de pena para el etarra al considerarle dirigente de la banda. La sentencia señala que la desarticulación en 1990 del 'comando itinerante' del que formaba parte Parot y su consiguiente detención, se interrumpió su trayectoria delictiva, si bien "al haberse acreditado una reanudación activa y eficaz en el año 2001 de la integración en ETA del acusado", tal y como se deduce del contenido de la carta que envió desde la cárcel, "debe estimarse la existencia de un nuevo delito de pertenencia a banda terrorista".

La Sala rechaza no obstante condenarle como dirigente de ETA, como había solicitado el fiscal, al entender que su actividad era "relevante pero no decisiva", puesto que no se ha probado que Parot diese órdenes a los dirigentes en Francia, que en aquel entonces eran por entonces Juan Antonio Olarra Guridi y Ainhoa Múgica, o que sus sugerencias constituyesen directrices a seguir.

En cuanto a la absolución del delito de conspiración para cometer atentados, la Audiencia Nacional explica que ha podido acreditarse una participación activa y eficaz de Parot en ETA, si bien "su concierto no alcanza una acción precisa, que se pueda reputar concretada, y que permita atribuirle una acción terrorista de atentado o estragos, aunque sea en grado de conspiración o proposición". Por ello, según el tribunal, "no cabe estimar la existencia de delito".

NEGÓ LA AUTORÍA

Parot negó ante el juez instructor ser el autor de la carta, y tampoco quiso someterse a una prueba de escritura, por lo que su autoría tuvo que comprobarse por los peritos policiales. La sentencia considera probado que en junio de 2001, cuando se encontraba internado en el Centro Penitenciario de Córdoba, logró, sin que se conozca la forma, hacer llegar a la cúpula de la organización una carta manuscrita, que fue posteriormente intervenida por las autoridades francesas en un registro efectuado el 26 de noviembre de 2002 en Bergerac (Francia).

En la misiva Parot proponía atentados contra "objetivos vitales" para el Estado, como la Audiencia Nacional, el Ministerio del Interior o el Banco de España. "Estoy convencido que si hacéis eso se sentarían a negociar (en el 88 se sentaron después de que volamos el cuartel de Zaragoza). Es la única vía: o les hacéis daños vitales, en la cabeza/corazón, o no hay nada que hacer", agrega. La sentencia contra Parot lo convierte en un caso totalmente contrario al de De Juana Chaos, que fue sentenciado por amenazas y no por pertenencia a banda armada.

OTR Press

Isaías Lafuente

Eres tú

por Isaías Lafuente

Antonio Casado

Varas de medir

por Antonio Casado