5 de abril de 2020
 
Actualizado 17/01/2007 14:55:26 +00:00 CET

Crónica Infancia.- Casi el 10% de los españoles conocen en su entorno gente que ha practicado turismo sexual infantil

- Un informe de UNICEF alerta de que casi un millón de españoles adultos muestran nula conciencia social en contra de esta lacra

MADRID, 17 Ene. (OTR/PRESS) -

Cerca de un millón de españoles en edad adulta muestran nula conciencia social de rechazo al turismo sexual infantil, según concluye UNICEF-España tras realizar una encuesta sobre la 'Explotación sexual comercial infantil en los viajes'. El estudio, presentado hoy, revela otro dato "alarmante" para esta entidad: casi un 10 por ciento de los encuestados conocen en su entorno casos de estas prácticas delictivas. UNICEF quiere que la reforma del Código Penal se aproveche para endurecer las sanciones contra el turismo sexual con menores de edad.

Concretamente, preguntados por si han oído hablar de algún adulto que haya viajado a países en desarrollo y que allí haya mantenido relaciones sexuales con menores de edad, un 10 por ciento de los hombres encuestados y un 8,5 de las mujeres contestan afirmativamente. El porcentaje se eleva hasta el 11 por ciento entre el colectivo de encuestados de entre 50 y 64 años. Porcentajes superiores al 20 por ciento opinan que la mayoría de turistas españoles que viajan a países subdesarrollados buscan tener relaciones sexuales con menores de edad.

El estudio se realizó sobre 1.090 entrevistas. En lo referente a la sensibilización social contra este problema, un porcentaje del 2,5 por ciento está totalmente en desacuerdo con que las personas que pagan por tener relaciones sexuales con menores de edad vayan a la cárcel, y otro 2 por ciento se muestra algo en desacuerdo. Un 2,3 por ciento está en total acuerdo con que, aunque sea detestable, hay que entende que el dinero de la prostitución infantil sirve para que los menores y sus familias puedan sobrevivir. Un 2,4 por ciento adicional está en parte de acuerdo con esta afirmación.

UNICEF advierte en todo caso que cais el 22 por ciento de los encuestados, pese a estar concienciados de este problema, muestran actitudes algo permisivas aunque sea de manera leve, bien justificándola por motivos económicos o culturales, bien porque consideran que no debe ser muy grave el castigo que debe recaer sobre el explotador que acude a los países pobres en busca de sexo.

En el reparto de opiniones por edades, el informe concluye que existe "baja tolerancia" al turismo sexual con menores especialmente entre los menores de 35 años, y son precisamente los entrevistados de mñas edad, los que muestran mayor permisividad, aunque siempre limitada. Lo peor, según el informe, es que puede cifrarse en casi un 3 por ciento, lo que supone casi un millón de adultos españoles, la población que tiene una nula conciencia social al respecto.

ENDURECER EL CODIGO PENAL

En la presentación del estudio, el responsable de Derechos de la Infancia de Unicef-España, Gabriel González Bueno, criticó en este sentido la "permisividad" que existe en algunos sectores de las sociedad española hacia este tipo de prácticas y se mostró su esperanza en que la próxima reforma del Código Penal mejore los instrumentos para combatir estos casos. Así, exigió que se sancione "claramente a la persona que se acueste con un menor a cambio de cualquier tipo de pago". El perfil de este tipo de personas, según Unicef, no es el de un pederasta, sino el de un "explotador sexual ocasional", en concreto, un varón de entre 40 y 60 años que busca prostitución adulta en estos países y sin planearlo, acaba manteniendo relaciones sexuales con una adolescente. Según Unicef, los principales destinos del turismo sexual son los países del Caribe y Centroamérica.

Ante esta situación, esta organización ha puesto en marcha una campaña dirigida a cadenas hoteleras y agencias de viaje para que pongan en marcha códigos de buenas prácticas con el fin de evitar que sus clientes acudan a la prostitución infantil. Hasta el momento se han adherido Eroski Viajes, Air Europa, así como las cadenas hoteleras de Sol Meliá y Hoteles Barceló. El código de buenas prácticas consiste en informar a los clientes, formar a los empleados, realizar un informe cada año y colaborar con las ONG de los países de destino turístico que luchan contra la explotación de menores.

OTR Press

Victoria Lafora

Dietas y demérito

por Victoria Lafora

Fermín Bocos

Ningunear a la oposición

por Fermín Bocos

Antonio Casado

Sobre el derecho a vivir

por Antonio Casado

Lo más leído

  1. 1

    El Gobierno avisa de una mayor intervención en la economía por la crisis

  2. 2

    Sánchez prepara a la población ante la crisis de sus vidas: habrá más estados de alarma después del 26 de abril

  3. 3

    Muere en Madrid el primer profesional sanitario con Covid-19, un médico del SUMMA

  4. 4

    Libertad Digital, El Mundo, ABC, Vozpópuli, La Razón y Ok Diario no preguntarán al Gobierno por "censura"

  5. 5

    Italia avanza un plan para la reapertura gradual del país cuando contenga la epidemia