Crónica OTAN.- Putin sigue dispuesto a cooperar con la OTAN pero mantiene que su expansión es un problema para Rusia

Actualizado 04/04/2008 20:31:29 CET

- Kiev y la propia Alianza, satisfechos con la previsible próxima extensión a Ucrania y Georgia

BUCAREST, 4 Abr. (OTR/PRESS) -

La Cumbre de la OTAN concluida hoy en Bucarest ha servido para confirmar el ingreso de Albania y Croacia y anticipar el más que posible de Ucrania y Georgia. Pese a la satisfacción generalizada de los países en cuestión y del propio secretario general de la Alianza Atlántica, Jaap de Hoop Scheffer, la nota discordante llegó de la boca del presidente ruso, Vladimir Putin. A juicio de Moscú, la ampliación a países ex soviéticos supone una amenaza para Rusia, si bien mostró su disposición a seguir colaborando con los Veintiséis en la medida en que las divisiones son puntuales y no relativas a "asuntos importantes".

Putin participó como invitado a la reunión de clausura de la cumbre y, en una rueda de prensa posterior, dio su visión de estos contactos. Admitió que hay "varias diferencias" entre la Federación Rusa y los países aliados, entre los que se figuran la misión militar en Kosovo, la suspensión unilateral rusa del Tratado de Fuerzas Armadas Convencionales, el escudo antimisiles abanderado por Washington o la ampliación de la OTAN a nuevos países del Este de Europa. Aunque el presidente ruso reiteró hoy las críticas ya conocidas a la apertura de la Alianza a determinados enclaves ex soviéticos, subrayó que en realidad "no hay asuntos importantes" que dividan a Moscú y la OTAN. "No hay líneas ideológicas divisorias en Europa" y ni uno ni otro "hemos cruzado ciertas fronteras", señaló a este respecto.

Estas declaraciones se enmarcan en un contexto donde el término Guerra Fría sonó de boca de Putin y su homólogo estadounidense, George W. Bush, pero para situarla en el pasado. "No hay una Unión Soviética hoy. ¿Contra quién existe la OTAN?", preguntó el presidente ruso, que cederá el bastón de mando en mayo, pero rechazando la vuelta a la situación de hace medio siglo. No obstante, criticó que "no hay claridad" en relación con la "transformación" que la Alianza quiere acometer para atajar problemas como el ciberterrorismo o la protección de las instalaciones energéticas.

SATISFACCIÓN GENERAL

La cumbre se saldó con las críticas previstas de Moscú y de Macedonia, cuya entrada quedó vetada hasta que se resuelva la polémica acerca de su denominación, pero con satisfacción generalizada. La alegría más evidente la manifestó el presidente ucraniano, Viktor Yuschenko, invitado de excepción y para quien "las perspectivas" sitúan a su país como futuro aliado. Aun así, asume que la decisión final dependerá del organismo, una vez constate las reformas y avances exigidos para su ingreso, por lo que Yushchenko recomendó ser "paciente" y "esperar".

También dio "un balance positivo" del encuentro el ministro de Asuntos Exteriores y Cooperación en funciones, Miguel Ángel Moratinos, al igual que el secretario general de la OTAN, que se refirió directamente a las nuevas entradas para destacar la "muy valiosa" contribución ucraniana a todas las operaciones militares y que convierte a Kiev en un caso excepcional. No obstante, rehusó eludir a los motivos exactos del retraso de la candidatura formal, achacándolas a un "debate interno".

OTR Press

Charo Zarzalejos

Como si Quim fuera nuevo

por Charo Zarzalejos

Julia Navarro

Lo que estamos viendo

por Julia Navarro