Actualizado 17/01/2008 20:30 CET

Crónica Rusia.- Londres cierra el 'British Council' en Rusia y la UE pide a Moscú el cese del "acoso"

- El organismo acusa a las autoridades rusas de una "campaña de intimidación"

LONDRES/BRUSELAS, 17 Ene. (OTR/PRESS) -

Moscú ha salido victoriosa del contencioso con Londres a cuenta de las oficinas regionales en Rusia del 'British Council', después de que el organismo cediese y anunciase hoy que cerrará las sedes debido a la "campaña de intimidación" ejercida por las autoridades rusas, ante el incumplimiento de la orden de cierre que entraba en vigor el 1 de enero. Lo que queda por ver es si esta decisaión le pasará factura, puesto que para el Gobierno británico la situación actual mantenida por Rusia es "indigna de un gran país". Esta postura recibió el respaldo de la UE, que se mostró "muy preocupada", especialmente por "el acoso al personal del 'British Council'".

El responsable del Foreign Office, David Miliband, calificó de "censurable" e "indigna" las presiones ejercidas desde Moscú con el objetivo de lograr el cierre, finalmente obtenido, de las oficinas regionales del citado organismo cultural en San Petersburgo y Ekaterimburgo. En un discurso ante el Parlamento, Miliband remarcó que no contraatacará con la misma moneda en ninguna actividad cultural rusa en Reino Unido, aunque hizo hincapié en que la insistencia llevada a cabo estos días es "indigna de un gran país".

Sobre el terreno, el enésimo episodio de la tensión diplomática creada tras el asesinato en Londres en 2006 del ex espía Alexander Litvinenko se reflejará en las persianas bajadas de las oficinas regionales del 'British Council', tal y como confirmó su director ejecutivo, Martin Davison, achacando la decisión a la imposibilidad de realizar el trabajo acostumbrado con el Servicio Federal de Seguridad, heredero del KGB, sobrevolando en todo momento, según informaciones de la cadena 'BBC' recogidas por Otr/press. Así, Davison habla de "campaña de intimidación contra el personal", en alusión a la llamada a declarar de una veintena de trabajadores y la presencia de la Policía Judicial a altas horas de la noche en casas de otros diez.

"Los interrogatorios tienen poco que ver con su trabajo y tienen claramente el objetivo de ejercer una presión excesiva sobre personas inocentes", lamentó el organismo en una nota. "Nuestra principal preocupación es el bienestar de nuestro personal y creo que no podemos continuar nuestro trabajo", agregó. Y es que, en opinión de Davison, las autoridades rusas "han hecho imposible" continuar con el trabajo en San Petersburgo y Ekaterimburgo, cuyo cierre Moscú planteó como límite para el pasado 1 de enero.

LA UE APOYA A LONDRES

La presidencia de turno de la UE, en manos eslovenas, instó hoy en una nota "a la Federación Rusa a permitir al British Council operar de manera libre y efectiva en Rusia y a no adoptar más medidas que puedan entorpecer sus actividades". Así, la UE se mostró "muy preocupada por las continuas peticiones de Rusia para que se cierren las oficinas regionales", lamentando "profundamente el acoso al personal del British Council y las medidas administrativas anunciadas por las autoridades rusas".

"Estas acciones son contrarias al espíritu de cooperación cultural al que Rusia se comprometió", añadió la declaración en nombre de los Veintisiete. Además, resaltó el papel "importante y valioso" que juega el 'British Council', dado que "las instituciones culturales constituyen un elemento esencial para el conocimiento mutuo de los pueblos y las culturas y deben ser apoyadas enérgicamente".