Crónica Voto.- Ecuatorianos y chinos no podrán votar en las municipales hasta que los españoles puedan hacerlo en sus países

Actualizado 30/07/2008 20:33:25 CET
Actualizado 30/07/2008 20:33:25 CET

Crónica Voto.- Ecuatorianos y chinos no podrán votar en las municipales hasta que los españoles puedan hacerlo en sus países

- El Gobierno nombrará un embajador que negociará país a país el derecho de voto de los extranjeros - De la Vega apuesta por impulsar el voto por Internet para los emigrantes

MADRID, 30 Jul. (OTR/PRESS) -

La reciprocidad. Este es el criterio que decidirá si un inmigrante puede votar o no en las próximas elecciones municipales, según anunció hoy la vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega. Y de momento con arreglo a este principio ni ecuatorianos ni chinos, dos colectivos de inmigrantes más numerosos en nuestro país, no podrán ejercer su derecho a voto. Además, durante su comparecencia ante la Comisión Constitucional del Congreso para explicar las posibles reformas de la ley electoral, De la Vega también anunció que el Ejecutivo nombrará un embajador que negociará estos acuerdos de reciprocidad y apostó por el voto electrónico a través de Internet para los emigrantes, ante las dificultades para instalar urnas en el extranjero.

Tras el congreso del PSOE que se celebró a principios de mes, Zapatero prometió plasmar en leyes las resoluciones del cónclave socialista, comenzando por el voto de los inmigrantes extracomunitarios. Hoy, De la Vega acudió al Congreso para presentar las que serán las líneas maestras de la propuesta del Gobierno para reformar la ley electoral y cumplir la promesa de Zapatero.

Allí reveló que los extranjeros nacidos en Argentina, Colombia, Chile, Uruguay y Venezuela podrían ser los primeros no comunitarios en ejercer su derecho a voto en las elecciones municipales, ya que con estos países España tiene ratificados Tratados de Cooperación y Amistad que ya contemplan la extensión del derecho a voto y además sus legislaciones nacionales no impiden votar a los españoles residentes allí.

Una condición de reciprocidad que impone el Artículo 13.2 de la Constitución para extender el sufragio a los inmigrantes, y en virtud de la que inmigrantes procedentes de países como Ecuador, Brasil, Guatemala, República Dominicana, India, Argelia o Pakistán no podrán votar en España, a menos que sus gobiernos nacionales emprendan las reformas legales pertinentes.

Para intentar "extender ese derecho de voto al mayor número posible de extranjeros con residencia permanente en España", De la Vega anunció que antes de septiembre el Gobierno nombrará a un Embajador en misión especial que negociará país a país para desarrollar los citados tratados de amistad garantizando la reciprocidad en el derecho a voto y firmar nuevos convenios con otros países cuya legislación los permite, como Bolivia, Paraguay, Perú o Islandia.

La vicepresidenta adelantó que el embajador especial comenzará las negociaciones por aquellos Estados que "cuentan con mayor número de inmigrantes residentes en España". En todo caso, De la Vega advirtió que, antes de que comiencen estos trabajos, el Congreso debe consensuar qué "interpretación" jurídica se da a la imposición constitucional de reciprocidad, porque de la forma en que este concepto se interprete, dependerá con qué países se puede establecer un tratado, ya que no todos los Estados cuentan con un sistema electoral estrictamente equiparable al español.

En este sentido señaló que el Gobierno no tiene constancia de que haya alguna sentencia del Tribunal Constitucional "que de forma directa haya precisado qué ha de entenderse por 'criterios de reciprocidad'", por lo que el objetivo del Ejecutivo es "explorar y consensuar en sede parlamentaria las diversas propuestas interpretativas" que formulen los grupos políticos. "Si viven con nosotros y trabajan con nosotros es de justicia que también puedan decidir con nosotros", sentenció.

EL VOTO EMIGRANTE

En su intervención ante la Comisión Constitucional, la vicepresidenta del Gobierno también se refirió al voto de los españoles en el extranjero y defendió la utilidad de Internet como "herramienta" para facilitar la participación política de los emigrantes españoles. "Las nuevas tecnologías pueden constituir una buena herramienta de trabajo", afirmó De la Vega tras destacar las tremendas dificultades técnicas para instalar urnas en las distintas sedes consulares de España en el extranjero.

Esta reforma para impulsar el "voto presencial en urna electrónica, o el voto electrónico" se recoge como imperativo en el Estatuto de Ciudadanía Española en el Exterior aprobado en la pasada legislatura, por lo que todos los grupos del Hemiciclo, a excepción del PSOE, coincidieron en la necesidad de acometerla a la mayor brevedad, sin esperar a la puesta en marcha de un sistema seguro y eficaz de voto electrónico.

De la Vega contestó a los diputados que, siempre y cuando la subcomisión creada para el estudio de estas reformas acote todas las cláusulas y todos los aspectos que se derivan de las mismas, el Gobierno no tendrá inconveniente en promover la propuesta que salga de ella a principios de septiembre. Para lograrlo, la subcomisión tendrá que trabajar en agosto mediante la solicitud de creación de una Diputación permanente, cosa que aún no se ha decidido.